:. . SUPERSPACE RECORDS - TRANSGRESIONES SÓNICAS, MINIMALISMO Y VISIONES

lunes, 23 de agosto de 2004

Lucidez Necesaria con HIPNOASCENSIÓN


Esta entrevista con uno de los cerebros de los space-rockers HPNSCN tuvo lugar en el barrio limeño de Tahuantinsuyo, en una fría tarde invernal. Protegidos por la serena música del “Dream Window” de Orange Cake Mix, él y, a veces, el chico de Leche Plus, comparten con los lectores de éste blog sus opiniones en torno a temas que están en boga en la escena musical peruana. 

La restricción es la madre de la innovación”
Holger Czukay (Can) 

 
¿Cómo ves la escena de los grupos independientes peruanos en la actualidad?
H: Me parece que tiene una cierta trascendencia al menos en comparación de otros países.

Hace poco me sucedió algo realmente sintomático: cuando yo viajé a Argentina estuve en tiendas de música independiente y allí pregunté por Main, Seefeel, Labradford y nadie me daba razón de ellos, no había discos de ellos. No conocían el post-rock. ¿Qué opinas al respecto?
H: En el Perú la escena de ninguna manera es incipiente, puede tener sus deficiencias o carencias pero aquí la escena under ha existido desde hace tiempo. Ya en mediados de los 80’s existían grupos como Col Corazón o Salón Dadá, esa gente sí alucinaba la música. Cuando yo era escolar encontrabas en Quilca casetes que contenían música que era increíble que se haga en Perú. Se escuchaba Cocteau Twins, Lowlife. A mí no me parece que en otros países como Argentina, en donde tienen más cercanía a lo europeo, no se hayan escuchado esos grupos que dices, me parece sorprendente.

Dicen que allá la tecnología ha llegado a más gente.
H: Pueden tener todo lo que quieras, pueden tener máquinas, hasta una bomba nuclear pero si no sabes de dónde influenciarte para usarlas, pues, lo tienes por las huevas, tendrían la tecnología por gusto. No me parece.
Finalmente, nosotros asimilamos bastante lo que es la cultura occidental, lo que hace Europa; otros países han debido adelantarnos pues aquí, culturalmente hablando, estamos recontra mal, por ello me parece increíble que en otros países no se haya explorado esa música. Si has ido a una tienda supuestamente especializada y no hay esa música, ufff… Si esa onda no se ha escuchado allá pues la música que sale de ahí, la verdad, no la puedo alucinar mucho.

Un “buen” ejemplo es, sin dudas, el grupo “indie punk” (El Otro Yo) que vino al Perú hace poco. Imagínate, yo había leído un montón de artículos en donde decían ellos mismos que su influencia era Kraftwerk, Cocteau Twins y Pixies y cuando me han pasado los discos la verdad que ha sido bien decepcionante. Realmente sin comentarios, suenan como una banda subte de por acá, son una banda más.
H: A mí me parece increíble que rindan tanto tributo a esas bandas…

Sí pues, sobre todo siendo extranjeras…
H: Es que acá la masa adora todo lo que viene de afuera, especialmente de Argentina, cualquier cosa que venga de ahí para la masa es lo máximo; habiendo grupos que, quizás, tocan mejor; sólo porque ellos son blancos y tienen más apariencia de europeos pueden hacerla mejor.

LP: Seguro han dicho esas influencias para quedar como gente interesante.

H: Y esos grupos, además, son bien trillados, todo el mundo los escucha, lo pasan hasta en la MTV. Acá hay bandas con backgrounds más interesantes que ese; incluso lo que fue Claroscuro me parece mucho más interesante que ese grupo; para nada me alucina lo que hacen. 





¿Qué opinas del boom de fanzines que hay ahora?
H: Lo que ha pasado es que la Internet es un arma de doble filo. A través de ella nos hemos enterado de todo y todos pueden adquirir una onda de acuerdo al feeling en el que quieran ser. Nosotros hemos hecho eso cuando la Internet era incipiente, la gente, al menos entre nosotros, buscaba la música con sinceridad. Tú escuchas ahorita a un huevón que se alucinó una onda freaky, te metes a la Red buscas su grupo y ya te enteraste todo la onda que conlleva, cómo tienes que comportarte, vestirte, todo.
Creo que esto tenía que suceder, hasta ahora no sé si produce algo o es contraproducente, no lo puedo descifrar aún. Pero sí me parece que hay mucha gente que ha adquirido poses y se ha llenado la boca con huevadas; ahorita hay una confusión tremenda. Hay gente que se sirve de la música y de otros tipos de arte.

LP: … y se escudan diciendo que lo hacen POR la música, por el sólo hecho que difunden y, en verdad, es al revés.

H: … a las finales veo bandas que tienen un séquito de seguidores, o “fans”, y sólo lo hacen por emular ciertas cosas, como algunos lugares de reunión que quieren imitar la onda de Andy Warhol, con artistas como mierda.

…Sexo y drogas…
H:… sí y he conocido a patas que se te presentan pero no como personas sino como artistas plásticos. Te dicen “hola, qué tal” te dan su nombre y, luego, agregan, “artista plástico”.

Jajajajaja!!!!!

Algunos dicen que el underground ha muerto, pues, con la Internet, nada es caleta, todo está al alcance de un click.

H: Como te dije antes, la tecnología nos ha confundido a todos. Creo que, en parte, esa suposición puede ser cierta; la única manera de escaparse de eso es utilizar los medios tecnológicos pero en un circuito cerrado, escaparse de la Internet, de la informática, de la tecnología.

Bueno, para mí lo underground es una actitud, más que nada y desde el momento en que hay gente que hace música basándose en el principio del arte por el arte y no usando la música como un medio para hacerse famoso, rico o para conseguir culos, entonces ya existe el underground.
H: Sí pero ya no es tan underground, pero ello no significa que haya muerto, porque la actitud existe.

LP: Si la actitud existe, el underground existe.

H: Existe pero ya no en la magnitud de antes, ha cambiado el concepto. Ya no es sólo de una élite.

Me parece que eso está bien, pues a la gente que le interesa el dinero, la pose, no va a llegar a Spectrum sino a Pearl Jam, Korn, Yeah Yeah Yeahs, etc
H: Yo conozco gente que roza con ese feeling monse y ha llegado a Spectrum, alguna gente de la Católica, por ejemplo.

LP: Metástasis es un ejemplo de ello, porque ahora es interesante decir “yo he escuchado a Sonic Boom” ya que, supuestamente, antes nadie lo nombró o habló de ellos, decirlo ahora es, supuestamente, estar a la vanguardia.

H: A mí me ampara o me protege el hecho que yo he vivido una época en que nadie escuchaba esto, la gente estaba en nada.

LP: Lo mismo diría yo.

H: En ese sentido sí veo lo underground, pero hay otra gente en que no, y de esos hay montones. Ahí están las exposiciones y galerías de arte, la cuestión es discernir, entre ellos, quién es y quién no es.





O sea que a tí te parece que hay gente que ha llegado aquí por pose, porque desean alucinarse “loquitos” o…
LP: Tampoco no es que se quieran alucinar loquitos, sino que tienen deficiencia de personalidad o no saben qué hacer con su vida o ya han intentado varios caminos y como esto es fácil, pues, hacen un click y dicen ah, manya qué es esto, tal grupo, Fennesz, dicen qué espacio es este, ah! es ruidismo y va de esto a esto, ah ya, yo también me lo aprendo de memoria y digo ah, esto es mi personalidad.

H: Claro, compras fácil. Así nos ponemos en la disyuntiva si la tecnología perjudica o favorece.

Claro, gracias a ella, ahorita Christian está en Argentina.
H: Claro. Es un arma de doble filo. En la actualidad existen los “eruditos instantáneos”, o sea, en una semana un huevón que tiene una buena capacidad de memoria y una buena verborrea puede convertirse en todo un experto en cualquier arte, son los eruditos instantáneos. Tenemos que sobrellevarlo nomás.

LP: O combatirlo.

H: Pienso que no podemos escaparnos de ellos, es casi imposible combatirlos. Si deseas hacer algo netamente underground o aislado tienes que prescindir del medio tecnológico. La medida más extrema de un underground debería ser: formar pequeños circuitos de la onda y eximirte del afán del ser humano que es la comunicación. El ser humano por naturaleza es comunicativo, quiere expandirse; si tú asumes la actitud underground debes hacer como los místicos que se excluyen, viven en los cerros; tienes que aislarte de todo y vivir tu onda personal, o sea ya todo se va realimentando hacia adentro, se va reduciendo hasta que, de repente, el concepto del arte debe ser “existe tú solo para ti mismo”, para nadie. Eso es para los que tienen ese espíritu, mi caso no es ese. A mí sí me gustaría compartir. El problema está en extirpar el afán comunicativo del ser humano, ahí estaría la actitud underground. Ahí estaría todo.

Ayer, estuvimos leyendo una revista en donde hablaban de un grupo “vanguardista” que decían que hacían “hardcore experimental”, ¿puedes creer eso?
H: ¿oye, qué es eso?

LP: jajajaja…

Sí pues, si hay hasta “tonti pop” (¿!?)
H: En ese entorno la palabra “experimental” adquiere una cierta posición. Digamos, puedo hacer cualquier tontería y mezclarla con hardcore pero como ya estoy en ese circuito ya adquiere una importancia.

¿En qué circuito, en el circuito “arty”?
H: Claro.

LP: …si en verdad fuera experimental ya sería otra cosa.

H: Claro, yo al hardcore no le veo más de lo que ya es; ya tiene un concepto que no se puede tergiversar. Me recuerda a lo que habla ahora cierta gente, no sé, “punk romántico”…

H2: … y están esos que dicen que hacen punk y también escuchan “perreo”.

H: … sí, dicen, “perreo, pogueo y sandungueo”, la cagada… ¿dónde estamos?... las hembritas se visten como punkies… para esa gente hacer perreo y satisfacerse como animales es contestatario e irreverente. 





¿Y qué te parece esa movida llamada indie pop?
H: Para mí es el nuevo pop. Es una escena paralela a la escena comercial que existe en la música, son grupos que gozan de adeptos en cantidades, su música es fácil de escuchar, su cadencia rítmica es recontra digerible y si hay alguno que trate de experimentar o haga algo por el estilo, me parece que lo hacen con ese temor de escapar de ese circuito pop, no hay grupos más atrevidos dentro de esa escena, que yo haya escuchado.

O sea se han conformado con estandarizarse y seguir un patrón.
H: Claro y, además, ahora hay una “mogwaimanía”; lo indie ahora está bajo la onda Mogwai. Mucha gente se llena la boca con Mogwai, la cagada.

¿Y qué te parece?
H: Me causa confusión, las cosas se vuelven fácilmente masivas, la rápidez de ese proceso me aturde, no lo capto bien. Hay gran cantidad de bandas indies y han creado sellos que son autofinanciados por ellos mismos y, a las finales, se convierten o tienen un parecido a las grandes empresas de la música, tienen grandes estudios, manejan cantidades de grupos. Es algo raro, no lo veo como antes.

Entonces, ¿cómo ves el futuro de la escena musical avantgarde?
H: Yo no sé qué es lo que van a pensar en el futuro los que están metidos en la escena ahora. De los muchos que están saliendo van a quedar pocos, me intriga cómo van a asumir, estos pocos, los cambios que estamos viviendo ahora, cómo procesarán toda la información.

¿Crees que se mantendrá ese espíritu irreverente, arriesgado de los grupos vanguardistas, de los que les interesa el arte y no la pose?
H: Sí, creo que se va a mantener, es inherente a la humanidad, de los muchos siempre quedan pocos que tienen el atisbo de genialidad o el afán de diferencia con sinceridad. Seguirá existiendo miles de maneras de que el arte underground sobreviva y lo hará mientras exista la inteligencia y sabiduría humana.

DISQUS

WE ARE ALL ONE

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...