:. . SUPERSPACE RECORDS - TRANSGRESIONES SÓNICAS, MINIMALISMO Y VISIONES

viernes, 22 de septiembre de 2006

Quilca Contracultural.

Hace poco llegó a mi casilla esta carta de apoyo a la Contracultura local....
Enjoy!


W.

[NUEVO_ESPIRITU] La lucha continua y no debemos dar un paso atrás….

Es indignante saber ke puede haber aun, gente ke no le interesa elespiritu cultural y artístico ke hace de cualkier ser humanosensible a la belleza interior y eleva la inteligencia del individuocomún.Una sociedad sin cultura y expresión artistica es una sociedad deindividuos autómatas ke solo viven amando la rutina ke el sistemanos impone.Pero ke podemos esperar en una sociedad donde mas se valora derribarun centro cultural y en su lugar construir un centro comercial. Enuna sociedad donde aun el rock es considerado música de drogadictos,rebeldes y borrachos y se considera cultura a cualkier basuramusical ke haga bailar . Después nos kejamos porke tanta basura en la Tv, porke del perreo,porke de los diarios con fotos de calatas,… ¿acaso no es la mismasociedad ke nos ha acostumbrado a esto?, ¿acaso parar ser llamadoartista, tienes ke desnudarte parar ser actor o actriz, hacerescandalos públicos, ser parte de akellos ke supuestamente hacenreir haciendo ridiculeces, cantar y vestir y hasta hablarcomo "puelto likeño" siendo mas peruano, o bailar y cantarcomo "cubano", o hacer teatro solo para gente de la altasociedad?... en fin todo akello ke tenemos ke aguantar en los mediosporke vende y esta de moda.Lo ke no va con lo bonito, de masas o no vende es consideradoaburrido, de lokos, de rebeldes y hasta peligroso.Por esto existe el "underground", "la cultura callejera", "el arteurbano", etc…, para dar espacio (aun en un espacio muy pekeño ke lasociedad le da) a akellos ke desean reflejar en sus obras laverdadera realidad de nuestra sociedad y nuestra vida y ke a muchosles cuesta aceptar y kerer hacer algo por cambiarla.Se ke vivimos en un pais donde cultura es huayno, vals, criollismo,cultura inka, cultura colonial, etc… y lo acepto y no reniego ya keestas cosas han markado la historia de nuestro pais. Pero hay cosaske han marcado nuestra época personal y la época actual y ke ya lashemos hecho parte de nuestra sociedad y de nuestra historia, como elrock, el arte pop, el teatro, el cine, la fotografia, etc…Punks, hippies, metaleros, darks, poetas callejeros, pintoresurbanos, artistas plásticos, etc… siempre estaran ahí para ser laopcion de cambio.Kise escribir esto en vista de lo sucedido con el Centro cultural ElAverno, donde en el incendio aparte de perderse cosas artísticas porel fuego, se robaron en el momento del desalojo: polos, libros, cds,cuadros, estatuas, etc… cosas valiosas para sus dueños y muchotiempo de trabajo e inspiracion.La lucha continua y no debemos dar un paso atrás….Larga vida al rock peruano!!!!!el profeta

----------------------

Icendio en El Averno del jirón Quilca destruyó mural y 20 cuadrosartísticoshttp://www.elcomercioperu.com.pe/EdicionImpresa/Html/2006-09-07/ImEcLima0572862.htmlUn incendio producido ayer al mediodía en el patio trasero delcentro cultural El Averno, ubicado en la cuadra dos del jirónQuilca, destruyó veinte cuadros y un mural elaborado por el artistaplástico Herbert Rodríguez.Sobre el origen del siniestro, que fue controlado por dos unidadesde bomberos, se manejan varias versiones. Según Leyla Valencia,promotora cultural de El Averno, el hecho fue causado por tresdelincuentes contratados por la empresa administradora del local,inmobiliaria Fincas Rímac. "Quisieron asustarnos y desalojarnos a lafuerza. Nosotros nos iremos en diciembre, estamos buscando un lugar,pero ya tenemos actividades programadas que debemos cumplir", señaló.El gerente general de la empresa inmobiliaria y administradoraFincas Rímac, Jayler Álvarez, negó rotundamente el hecho. "Seríailógico que yo hubiera ocasionado este hecho, me interesa conservarla madera. Además tengo 47 propiedades", informó Álvarez, quien fuesindicado por el grupo de artistas como uno de los responsables.hallaron restos óseosEl comisario de Alfonso Ugarte, comandante César Ríos, dijo queenviará refuerzo policial a la zona. Informó también que personal dela Dirección de Criminalística levantará una muestra de algunosrestos óseos encontrados en el patio, al momento de apagar elincendio. "A simple vista parecen ser de animales", agregó.

-----------------------------

Se incendió El Averno de Quilca.

http://www.larepublica.com.pe/content/view/122720/30/INTENTO DE DESALOJO • Un grupo de personas ingresó al local y leprendió fuego • Los inquilinos del local aseguran que aceptan salirpero en diciembre.Christian Guivin.El pánico se apoderó ayer de los inquilinos del centro cultural ElAverno, quienes no sabían cómo apagar las llamas que salían delinterior de dicho local, en el 238 del jirón Quilca, en el centro deLima. Afortunadamente no hubo pérdidas humanas que lamentar, pueslos bomberos controlaron el siniestro, que se generó alrededor de launa de la tarde.La administradora del centro cultural, Leyla Valencia Moore, dijoque el fuego habría sido originado por un grupo de "matones"contratado por el dueño del terreno, Marco Gonzales Puppo, quiendesde el 13 de mayo pasado les exige a las 20 personas que laboranen El Averno que desalojen de una vez dicho local.Valencia relató que alrededor de las 12:30 del mediodía, un grupo dehombres rompieron la puerta contigua y luego prendieron fuego en laparte posterior del local. Ella anunció que han pedido garantíaspara sus vidas.DatosPEDIDO. "No es la primera vez que nos asustan", dice LeylaValencia. "Ya aceptamos salir, pero pedimos que nos dejen cumplirlas presentaciones culturales hasta el 15 de diciembre".ACUSAN. Los vecinos aseguraron que en dicho local siempre seescuchan escándalos.

---------------------------------------------------------------------------Pasaje peatonal Quilca se convertirá en atractivo turísticojueves, 24 de agosto , 2006 - 03:22:43(RPP Noticias)

El Pasaje Peatonal Quilca se convertirá en uno de losatractivos turísticos del Centro Histórico de Lima gracias a larecuperación estructural y social a la que ha sido sometida lacuadra uno del tradicional jirón Quilca por la Municipalidad de Lima. Los trabajos están por concluirse y revaloran significativamente elvalor monumental y arquitectónico del Pasaje Quilca y de losedificios aledaños, tal el caso del Teatro Colón, Club Nacional,hoteles y restaurantes vecinos.Las obras mejoran el desplazamiento peatonal y el ornato del centrohistórico, para lo cual han sido instalados adoquines de concreto yzócalos de piedra laja. Además, las fachadas de los inmuebles hansido pintadas y se instala moderna iluminación con postesornamentales.La inversión total en las obras es de aproximadamente cien milsoles.Funcionarios de la Municipalidad de Lima señalaron que elembellecimiento del Pasaje Quilca se complementará con la colocaciónde baldosas de piedra en la calle Belén y el jirón Camaná.De manera que el Pasaje Quilca, que se encontraba en el abandono yla perdición, se convertirá en un espacio público recuperado para eldesarrollo social, la tranquilidad y el turismo limeño.

----------------------------------------------------------------------------La rebeldía se confiesa en Quilcahttp://www.elcomercioperu.com.pe/EdicionImpresa/Html/2006-09-03/ImEcLima0570429.html

Nelly Luna AmancioCALLE CONTRACULTURALQuilca es el jirón de la contracultura. Último recodo depunks, 'subtes' y metaleros. La delincuencia lo invadió los últimosaños. Nuevos cambios le aguardan. El Averno le dirá adiós a sutradicional local.Y sucede que somos el latido de la tentaciónel leve insomnio del pecadoel beso sin prejuiciossosegando el abandonohilando las sombrasseparando la anécdotade lo improbable del silencio.Joe Varsot, poeta del asfalto. Una noche, algunas copas, algún lugarde Quilca.Una envidiable tolerancia los salvó de sobrevivir como tribuserrantes. Solo así se entiende cómo, después de haber sidodesalojados de tantas calles, punks, góticos, 'subtes', metaleros,trovadores y fanáticos rockanroleros hallaron sin reproches uncobijo en el jirón Quilca. (Si la salsa no se baila aquí es porquenadie pone el disco). Junto con ellos, bohemios irredentos y poetasdel asfalto construyeron un espacio para intercambiar sus vocesentre vasos de licor. De otro poco de calle se apropiaron lospuestos de libros viejos, las tardes de café y personajes de rollosno tan 'rolleros': los 'istas' de la rebeldía. Socialistas ytrotskistas. Anarquistas y nacionalistas. Indigenistas ysindicalistas. Alfaomeguistas y comunistas intergalácticos. Aliadosy rivales juntos y revueltos. Del odio al amor hay un paso. Quilcaes la prueba.La tolerancia pecaría de absurda si no existiesen puntos en común.En Quilca hay posturas o gustos que no se comparten o tácitamenteestán prohibidos: el reggaetón y la conformidad con el statu quo. Elgermen articulador de este espíritu contestatario --dice HerbertRodríguez, autor de los irreverentes murales que han sellado lacuadra dos de este jirón-- ha sido el Centro Cultural El Averno,desde hace ocho años refugio de la cultura subterránea, de susjóvenes escritores y sus rabiosas bandas.Pero en algún momento Quilca comenzó a recibir nuevos visitantes. Ladelincuencia y las drogas se agazaparon en sus oscuras ydesprotegidas esquinas. La calle 'underground' se volvió hostil. Sinun solo policía en la cuadra, los robos se hicieron impunes. Hacepoco, su recuperación fue anunciada por la Municipalidad de Lima.Pero las buenas noticias nunca llegan solas. Por esos días, aparecióel propietario del inmueble donde hoy funciona El Averno y reclamóla entrega del local. El pedido ha sido aceptado, no había otra. Sudirector, Jorge Acosta, ha confirmado el adiós a su vieja casa.PROTESTA AVERNALA Jorge la gente lo empuja hace 25 años. Le incitan a hacer cosasque a veces él ni siquiera se da cuenta. "Me dicen, hay que haceresto, hay que hacer lo otro. Y en medio de mi locura, acompaño lalocura de los demás", dice. Así nació El Averno, el centro de lacontracultura limeña. "La gente se fue pasando la voz de pronto yateníamos a cientos metidos en el local, todos querían tocar, todosquerían hablar, cada uno tenía su propio rollo la verdad no sé dedónde salió toda esa mancha".Aunque su llegada a Quilca tuvo más de chiripa que de intención, quefuera él quien fundara este núcleo contracultural no fue casualidad,tampoco un arranque de borrachera. Jorge apareció en este jirón amediados de los ochenta, luego del desalojo de La Colmena. Tenía 23años. La primera cuadra de Quilca acababa de convertirse en unacalle peatonal. Organizó sus discos y retomó la venta de músicasubterránea. Con el tiempo la oferta 'underground' se multiplicó enla zona. En las radios bombardeaban con los 'hits' del momento, peroen Quilca se escuchaban las canciones de Ramones, Sex Pistols y TheClash: "Este es un anuncio de un servicio público con guitarra/¡Conoce tus derechos! Tienes derecho a no morir /matar es uncrimen /de no ser por un policía /o un amigo del poder /Tienesderecho a ser escuchado /estuviste mudo por mucho tiempo".Fue así que Quilca comenzó a llamar la atención. Y así continuóhasta los noventa, cuando clausuraron los quioscos del tramopeatonal. Otra vez Jorge se quedó sin lugar. A buscar de nuevo. Ybuscando halló, en la cuadra dos, una vieja casa abandonada. "¿Porqué no? Manos a la obra y a quitar todo el desmonte y la basura deadentro", dijo.En ese trance se hizo amigo de Herbert Rodríguez, artista plásticodel colectivo Huayco. Se conocían solo de vista pero fue el impulsode los amigos lo que los comprometió a sacar adelante lo que quedabade esa casona y transformarla en la casa de la movida subterránea. Yasí fue. Las bandas de rock no comercial se pasaron la voz. "De unmomento a otro estábamos convocando al primer concierto", recuerdaJorge. Herbert se encargó del mural externo. Colores fuertes. Trazoscorajudos. Pinceladas que hablan hasta hoy de la marginalidad."Aquí han tocado Leusemia, Los Mojarras, Uchpa, PTK (Pateando tukara). El éxito está en darles presencia a grupos que fueronrelegados de otros espacios", explica Jorge. Será por eso que ElAverno parece un espacio liberado. Nadie obliga nada a nadie. "Siquieren tocar, ellos hacen sus afiches y se encargan de laconvocatoria. Lo mismo con los recitales y las reuniones dediscusión. Nosotros solo les ofrecemos el local", insiste.La tolerancia siempre fue la clave. Por más que las paredes y losgraffitis de los baños exhiban códigos y mensajes que llaman alanarquismo, El Averno albergó y promovió las manifestaciones deprotesta contra el régimen fujimorista. El espíritu de inconformidadestuvo presente en los murales de Herbert. "Este local aparecióporque había una necesidad de expresión por parte de gruposminoritarios de jóvenes, por eso no debería ser el único. Cadadistrito debería tener el suyo", dice Jorge.NOCHE INFIELLa única fiel es la noche, canta Sabina. Pero en Quilca, la nochesuele ser infiel. A los miembros de El Averno les ha sacado lavuelta un sinnúmero de veces. Los delincuentes la han cogido parahacerla su cómplice. En los últimos años el acecho ha sido mayor. Undía a Herbert lo 'bolsiquearon' cuando caminaba hacia la PlazaFrancia. "Los choros son como los perros, huelen el miedo", diceJulio Durán, joven escritor miembro del grupo. Ni las galerías estána salvo. En El Averno se han perdido libros y discos. "Los poetasson los choros", bromea Jorge. "Ellos son los misios. Si hayránkings de autores más leídos, Julio podría ser el más robado",suelta una carcajada, pero luego se pone serio: "falta iluminación ypolicías".La Municipalidad de Lima ha escuchado el pedido. Ahora que laprimera cuadra cambiará de rostro con el funcionamiento del TeatroColón, se ha previsto colocar más serenos. Mientras estos cambiosocurran, el local de la contracultura deberá buscar otro ambiente.El actual será entregado al dueño antes de enero del 2007.POESÍA DEL PAVIMENTOParques oscuros y calles solitarias /son testigos de lossueños /despertando siempre con el hambre insatisfecho /y el miedosumergido en mi cuerpo /tan solo queda el silencio(Ricardo 'Mistiko')En Quilca no solo se encuentran las bandas rabiosas y sus oyentes.También confluyen los poetas de la calle. Poetas pobres y rebeldesque vuelan por algún sórdido huarique. Poetas de eso que handenominado contracultura. Richi 'Lakra' es uno de ellos. De día espadre de dos niñas y por la noche, un poeta libre en busca de nuevosversos que publicar en el 'fanzine' (folleto) que dirige: "Poetasdel Asfalto".En esas páginas, Ricardo Vega o Richi 'Lakra', como firma y comotodos en Quilca lo conocen, puede contar las veces que ha caídoborracho en ese frío asfalto, hablar de los grupos que lo hanenamorado en sus días insomnes, despotricar contra Daniel Fpor "llamarse subterráneo cuando hace tiempo dejó de serlo" oreivindicar la obra de Bukowski. A pesar de su frágil apariencia --delgado, miope y mirada tierna-- los versos de Richi son comoflechas venenosas contra el orden establecido.La poesía hecha en Quilca habla en bruto. Una realidad sórdida,pesada, ataviada de rabia. "¿Si cierran el Averno, a dónde nos vamosa ir?", se pregunta Richi.Esta cultura 'quilqueña', de la que hablan Jorge y Herbert, va másallá de la movida subterránea y los versos punzantes de sus poetas.En este jirón reside el bar Queirolo con sus incomparables sánguchesde jamón del norte, el Bulevar de la Cultura, donde la venta delibros viejos se confunde con la de los piratas, también están losvendedores de viejas revistas y sus infaltables canillitas.Julio Domínguez es canillita y, a la vez, la referencia históricamás cercana de todos los cambios que este jirón ha experimentado.Cincuenta de sus 77 años se ha dedicado a vender periódicos en laesquina de Quilca con el jirón Camaná, mucho antes, incluso, de quela primera cuadra fuera convertida en peatonal. "Antes era mástranquilo", dice don Julio. Su recuerdo no suena a queja. "Solo sontiempos distintos", insiste.En su estante, además de las viejas revistas, están laspublicaciones de Jota Lee, el antólogo marginal de frases y chistesfilosos como el cuchillo que el ingenio ha hilvanado en nochesturbulentas: Deje volar su imaginación, fume dinamita; Si quieresque tus sueños se hagan realidad no duermas; el mundo está lleno defracasados bien educados.En otra de esas viscerales selecciones se registran los porquéesparcidos por la 'radio bemba' luego de varios vasos de cervezaencima: ¿Por qué le dicen revista "Caretas"? Porque de lejosparece "Gente". ¿Por qué cajero automático? Porque trabaja las 24horas. ¿Por qué cemento? Porque bebe hasta quedar duro. ¿Por quélunes? Porque nadie quiere que llegue.Así es Quilca, donde leer y tomar va a cuenta tuya y reír a cuentadel anfitrión. Pero también es posible recordar o, simplemente,coleccionar. La dosis de nostalgia hacia las monedas, estampitas,héroes o antihéroes de plástico se encuentra al extremo izquierdo,en el jirón Camaná. Wilfredo Guadalupe vende allí muñecos deMafalda, Astroboys y Topo Gigio hasta las últimas versiones de losjuguetes de Star Wars. Un puesto dedicado a la infancia ida o lapasión por la colección. No es el único, pero sí el más antiguo.¿Acaso los 'subtes' no tuvieron infancia?Nadie sabe con exactitud qué pasará luego de la remodelación. LaMunicipalidad de Lima se ha comprometido a no afectar el espíritu dela calle. Por ahora solo se sabe que donde hoy se encuentra ElAverno se levantará un centro comercial. Pero, como el amor, quenunca muere y solo cambia de lugar, Jorge dice que está en busca deun nuevo local. ¿Y si no lo encuentran? No responde. Silencio.

---------------------

DISQUS

WE ARE ALL ONE

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...