:. . SUPERSPACE RECORDS - TRANSGRESIONES SÓNICAS, MINIMALISMO Y VISIONES

lunes, 26 de noviembre de 2007

Pastizal en la 69

Acaba de salir publicado en la revista de rock mainstream peruana, “69”, una reseña al disco que editáramos en Enero de este año de los locales PASTIZAL. El comentario falla al considerarnos una élite o pseudo élite –nada más lejos que eso somos-. Un término que sí nos vendría bien sería el de círculo o mejor aún: Cúpula. Sí, al estilo de los terroristas, que es lo que somos. En fin, sin más preámbulo el texto.

/////////////////////

PASTIZAL
Indiferente

Acostumbrado como estoy a recelar de las “vanguardias” y del sectarismo de ciertas pseudo-élites, era difícil que me interesara espontáneamente en el debut discográfico de Pastizal, a quienes sólo recordaba haber visto difusamente en algún concierto hace ya varios años. Fue el propio factótum del sello Superspace Records el que me aseguró que la principal virtud de este disco –su profusión de guitarras “espaciales y sedosas”- de seguro atraería mi atención.

Una vez más queda demostrado que los prejuicios apestan. La pericia acumulada en más de un lustro de brega es lo que al parecer le da un empuje excepcional a esta placa, que efectivamente tiene en su irresistible despliegue de guitarras a una de sus mayores virtudes. Texturas psicodélicas emparentadas con Spacemen 3 y Slowdive pero también con la energía de Hendrix y Stone Roses, o sin ir tan lejos, con la porción más orgánica y terrenal del recordado colectivo Crisálida Sónica.

La escasa información que consigna el disco describe a Pastizal como un trío de bajo, guitarra y voz; si el baterista que participa acá fue un músico de sesión está pidiendo a gritos subirse al carro pues su trabajo es notable. Pero es sin duda la guitarra la que lleva la batuta, definiendo el sabor de cada canción, algunas oníricas (“Deseo”, “Indiferente”, “Ahora Tú No Estás Aquí”), otras más endurecidas (“Un Tornado Dentro de Mí”, “La Piedra”) e incluso un delicioso pasaje acústico en plan bossa nova (“Bossadélica”). Las voces a veces pecan de una impostada intención sensualota, acercándose más a Sangre Púrpura que a la Niebla Púrpura, pero en general se mantienen dentro de discretos decibeles.

Un trabajo que en vista de la calidez que transmite, merece mayor exposición y un soporte adecuado pues es una pena verlo confinado a la fragilidad del CD-R (por motivos económicos supongo), aún cuando se las ha arreglado para animarme a probar con Silvania o Resplandor. ¿Qué seguirá? ¿Evamuss? Felizmente ello aún no es prioridad.

HUMBERTO ESCUDERO.

DISQUS

WE ARE ALL ONE

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...