feed

SSR

domingo, 4 de diciembre de 2016

Visiones de la catástrofe - Documentos del Noise Industrial en el Perú (1990​-​1995) {Sounds Essentials Collection Vol 5}


Para una persona que ha ejercitado muchísimo la memoria, y que además posee una gran capacidad mnemónica por naturaleza, es difícil decidir qué recuerdos almacenar y qué recuerdos no. Los hay que pueden parecer superfluos y por completo prescindibles durante meses, e incluso años, pero en el momento menos pensado los necesitas y bruscamente se tornan valiosos. No pocas veces me ha pasado, y en el futuro de seguro pasará otro tanto. Felizmente, rara vez olvido algo en su totalidad.
Una tarde del verano de 1999, llegué a un pequeño espacio ferial en la calle Camaná, en el Centro de Lima. Fui directo al puesto que tenía un hoy ex-ex-ex-ex amigo, como era mi costumbre en aquel entonces. Por ello, me llamó la atención encontrar esa tarde al menos una veintena de cintas pertenecientes a grupos o proyectos peruanos que jamás había oído ni mentar: por curiosidad, me puse a revisar los que estaban más a la mano, y si bien nunca pedí que me probaran tan siquiera uno, estéticas y nombres me hablaban de actos de noise. Hubieran sido de rock, de metal o de electrónica; la característica que los unía era ésa: el Ruido.
Confieso que no me preocupé en adquirir estos demos. Eran tiempos difíciles para mí, y además confiaba en poder hacerlo algunas semanas más tarde -lo que desgraciadamente no pasó: un día, el dueño de las maquetas se levantó todas las que no se habían vendido. Sólo recuerdo el nombre de una de ellas: Eternal Noise. Pero no podía ser sino de desconcierto total la impresión que me dejaron estos "inéditos" proyectos, con material de limitadísimo tiraje. Me he acordado de esa tarde durante muchos años, pensando en la ocasión perdida de haber accedido a una veta entera de grupos underground nacionales que cultivaban la impronta de Einstürzende Neubauten, los Sonic Youth de los primeros 80s, acaso también de los fundacionales Napalm Death y del japonés K.K. Null (este último aparece en la célebre compilación Ambient 4: Isolationism -1994-, todo un género en sí misma).
Quinta entrega para su serie 'Sounds Essentials Collection', Buh Records ha lanzado hace pocas semanas la recopilación Visiones De La Catástrofe - Documentos Del Noise Industrial En El Perú (1990-1995). De marcado contraste con el resto de volúmenes publicados en la misma línea, Visiones... recupera testimonios históricos de una subescena invisible hasta para la movida subterránea capitalina -subescena nacida allí donde confluían la velocidad inhumana del grindcore, la rabia desatada por las huestes más agresivamente punk y hardcore, y el submundo de violencia cotidiana en que tuvieron que arribar a la adultez las generaciones peruanas de los últimos 80s y los primeros 90s: apagones a diestra y siniestra, caos y destrucción regados (¿o irrigados?) a través de ataques terroristas, hiperinflación crónica, colas de madrugada para poder alcanzar a comprar medrugos de pan... Imposible negar que el disco vale su peso en oro.
Y es que, al rescatar Visiones... parte del escaso legado que dejaran tras de sí estas bandas, un legado durante muchísimo tiempo considerado perdido sin remedio; que haya podido salvarse nos alienta a considerar las posibilidades de poder ubicar más registros similares. Ya hace algunos años, por ejemplo, Discos Invisibles puso a la venta un CD de Disidentes por el que los melómanos peruanos tenemos que estar infinitamente agradecidos. Se recupera, de esta manera, una página de la historia de la escena peruana que ni siquiera teníamos la certeza de que existiese -y ello siempre, SIEMPRE, será motivo de celebración.
Nueve nombres. Once temas, a tema por alias excepto en los casos de Esperpento y Phlegm. De todos ellos, sólo a tres conocía de antemano: Distorsión Desequilibrada (el fulminante proyecto de Álvaro Portales), Sangama ("spin-off" de algunos integrantes de Dios Hastío) y Glaucoma -de Edgar Umeres, guitarrista de Hadez (pude escuchar su cassette Ocaso De La Civilización Occidental gracias a Erik Bullon, figura prominente de la escena noise industrial limeña de fines de los 90s). Con el resto es, pues, mi primera vez: Demencia Senil, Atresia, Pestaudio, Esperpento, Phlegm, Experimental Manufakturing... El magma sonoro es una virulenta yuxtaposición de decenas y hasta cientos de ruidos de la más diversa índole: feedback pergeñado a la mala, señales fragmentadas y reprocesadas de radio y televisión, fierrazos en el sentido más literal del término, contados pero rotundos aullidos guturales, incluso sonidos del entorno infantil sobresaturados. Un huayco de Ruido tratado desde el radicalismo y la visceralidad propios del expresivo esteticismo grind -que empataba perfectamente con las convulsas épocas que les vieron crecer.
Tremendo golazo de Buh Records y de su factotum, Luis Alvarado. Dejo aquí la pieza que más características inherentes al Noise de esos calendarios plasma en un solo canal -el de Demencia Senil. El disco completo, seguido de una estupenda reseña del propio Alvarado, a continuación..

HÁKIM DE MERV
2016

No hay comentarios.:

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

SUPPORT PERU AVANTGARDE////APOYA LA AVANZADA PERUVIANA

barbarismos

izados

rojo 2

es más fácil imaginarse el fin del mundo que el fin del capitalismo

En tercer lugar, un dato: una generación entera nació después de la caída del Muro de Berlín. En las décadas de 1960 y 1970, el capitalismo enfrentaba el problema de cómo contener y absorber las energías externas. El problema que posee ahora es exactamente el opuesto: habiendo incorporado cualquier cosa externa de manera en extremo exitosa, ¿puede todavía funcionar sin algo ajeno que colonizar y de lo que apropiarse? Para la mayor parte de quienes tienen menos de veinte años en Europa o los Estados Unidos, la inexistencia de alternativas al capitalismo ya ni siquiera es un problema. El capitalismo ocupa sin fisuras el horizonte de lo pensable. Jameson acostumbraba a detallar con horror la forma en que el capitalismo penetraba en cada poro del inconsciente; en la actualidad, el hecho de que el capitalismo haya colonizado la vida onírica de la población se da por sentado con tanta fuerza que ni merece comentario. Sería peligroso y poco conducente, sin embargo, imaginar el pasado inmediato como un estado edénico rico en potencial político, y por lo mismo resulta necesario recordar el rol que desempeñó la mercantilización en la producción de cultura a lo largo del siglo XX. El viejo duelo entre el détournement y la recuperación, entre la subversión y la captura, parece haberse agotado. Ahora estamos frente a otro proceso que ya no tiene que ver con la incorporación de materiales que previamente parecían tener potencial subversivo, sino con su precorporación, a través del modelado preventivo de los deseos, las aspiraciones y las esperanzas por parte de la cultura capitalista. Solo hay que observar el establecimiento de zonas culturales «alternativas» o «independientes» que repiten interminablemente los más viejos gestos de rebelión y confrontación con el entusiasmo de una primera vez. «Alternativo», «independiente» yotros conceptos similares no designan nada externo a la cultura mainstream; más bien, se trata de estilos, y de hecho de estilos dominantes, al interior del mainstream.
Nadie encarnó y lidió con este punto muerto como Kurt Cobain y Nirvana. En su lasitud espantosa y su furia sin objeto, Cobain parecía dar voz a la depresión colectiva de la generación que había llegado después del fin de la historia, cuyos movimientos ya estaban todos anticipados, rastreados, vendidos y comprados de antemano. Cobain sabía que él no era nada más que una pieza adicional en el espectáculo, que nada le va mejor a MTV que una protesta contra MTV, que su impulso era un cliché previamente guionado y que darse cuenta de todo esto incluso era un cliché. El impasse que lo dejó paralizado es precisamente el que había descripto Jameson: como ocurre con la cultura posmoderna en general, Cobain se encontró con que «los productores de la cultura solo pueden dirigirse ya al pasado: la imitación de estilos muertos, el discurso a través de las máscaras y las voces almacenadas en el museo imaginario de una cultura que es hoy global». En estas condiciones incluso el éxito es una forma del fracaso desde el momento en que tener éxito solo significa convertirse en la nueva presa que el sistema quiere devorar. Pero la angustia fuertemente existencial de Nirvana y Cobain, sin embargo, corresponde a un momento anterior al nuestro y lo que vino después de ellos no fue otra cosa que un rock pastiche que, ya libre de esa angustia, reproduce las formas del pasado sin ansia alguna.
La muerte de Cobain confirmó la derrota y la incorporación final de las ambiciones utópicas y prometeicas del rock en la cultura capitalista. Cuando murió, el rock ya estaba comenzando a ser eclipsado por el hiphop, cuyo éxito global presupone la lógica de la precorporación a la que me he referido antes. En buena parte del hip hop, cualquier esperanza «ingenua» en que la cultura joven pueda cambiar algo fue sustituida hace tiempo por una aceptación dura de la versión más brutalmente reduccionista de la «realidad». «En el hip hop», escribió SimonReynolds en su ensayo de 1996 para The Wire :
«Lo real» tiene dos significados. En primer lugar, hace referencia a la música auténtica que no se deja limitar por los intereses creados y se niega a cambiar o suavizar su mensaje para venderse a la industria musical. Pero «real» también es aquella música que refleja una «realidad» constituida por la inestabilidad económica del capitalismo tardío, el racismo institucionalizado, la creciente vigilancia y el acoso sobre la juventud de parte de la policía. «Lo real» es la muerte de lo social: es lo que ocurre con las corporaciones que, al aumentar sus márgenes de ganancia, en lugar de aumentar los sueldos o los beneficios sociales de sus empleados responden […] reduciendo su personal, sacándose de encima una parte importante de la fuerza de trabajo para crear un inestable ejército de empleados freelance y demedio tiempo, sin los beneficios de la seguridad social.


MARK FISHER.

SUPERSPACE RECORDS RADIO 24/7 >>> CLICK ON THE LOGO

perú post indie

Haz el ejercicio de pasear una tarde por la plaza del Cuzco, siéntate a la vera de su fuente y distinguirás entre cuzqueños, entre las decenas de argentinos hippies (muchos realmente insoportables), unos cuantos chilenos y de esa pléyade de "gringos" -que vienen dispuestos a ser estafados, bricheados, etc-, a unos curiosos especímenes: los limeños.
Contrariamente a lo que creemos los hijos de esta tierra, lo primero que nos delatará será nuestro "acento". Sí, querido limeño, tenemos acento, un acentazo como doliente, como que rogamos por algo y las mujeres, muchas, además un extraño alargamiento de la sílaba final. Pero lo que realmente suele llamarme la atención es la manera como nos vestimos para ir al Cuzco, porque, el Cuzco es una ciudad, no el campo. Tiene universidades, empresas, negocios, etc. Siin embargo, casi como esos gringos que para venir a Sudamérica vienen disfrazados de Indiana Jones o su variante millenial, nosotros nos vestimos como si fuésemos a escalar el Himalaya. Ya, es verdad que el frío cuzqueño puede ser más intenso que el de la Costa -aunque este invierno me esté haciendo dudarlo- pero echa un vistazo a todo tu outfit: la casaca Northfake, abajo otra chaquetilla de polar o algo así de una marca similar, las botas de montañista, tus medias ochenteras cual escarpines, todo...
Y es que esa es la forma como imaginamos la Sierra: rural, el campo, las montañas, aunque en el fondo no nos movamos de un par de discotecas cusqueñas. Es decir, bien podrías haber venido vestido como en Lima con algo más de abrigo y ya; pero no, ir al Cuzco, a la sierra en general es asistir a un pedazo de nuestra imaginación geográfica que poco tiene que ver con nuestros hábitos usuales del vestido, del comportamiento, etc. Jamás vi en Lima a nadie tomarse una foto con una "niña andina" como lo vi en Cuzco y no ha sido porque no haya niños dispuestos a recibir one dollar por una foto en Lima, pero es que en Cuzquito (cada vez que escucho eso de "Cuzquito" me suda la espalda) es más cute. Ahora, sólo para que calcules la violencia de este acto, ¿te imaginas que alguien del Cuzco -Ayacucho, Huancavelica, Cajamarca o hasta de Chimbote- viniese y te pidiera tomarse una foto con tu hijita, tu sobrino, o lo que sea en Larcomar para subirlo a Instagram o al Facebook? ¿Hardcore, no?


FRED ROHNER
Historia Secreta del Perú 2

as it is when it was

sonido es sonido

sonido es sonido

)))))))))))))))))))))))))))))))

pura miel

nogzales der wil

EL LENGUAJE: UN DISCURSO SIN CANCIÓN.

No queremos sus diccionarios, o su dicción, llenos de palabras que oprimen, que humillan y controlan. Ellos usan esas palabras para proteger a los suyos, siendo su jerga un código morse secreto cuyo objetivo es conservar su privilegio y poder social. De modo que para poder comprender la sociedad, debemos comprender sus ingredientes, las habilidades y los métodos de las personas que se comunican mediante el lenguaje tan solo para controlar y confundir. Para ser incluso capaces de soñar con cambiar la sociedad y el tenaz agarre de estas personas, debemos cambiar el lenguaje, sus formas y patrones. Quiébralo, mézclalo, ve qué es lo que realmente hace, lo que realmente dice, exponlo, revela su fortaleza, su debilidad. Las personas no pueden vivir con un lenguaje de lo correcto y lo incorrecto, lo negro y lo blanco, o esto o lo otro. No refleja la realidad, o la vida,o cómo cada uno de nosotros realmente siente y piensa día a día. Hoy en día el lenguaje está diseñado para acabar en conflicto, y en este momento aquellos que controlan el lenguaje intervienen como expertos y nos controlan. El lenguaje tiene que ser común a todos y para ello este lenguaje debe ser replanteado. La cultura tiene que mostrarles técnicas a las personas para derrumbar la lógica aparente del lenguaje que sigue una línea hacia una conclusión, y desarrollar formas que reflejen las infinitas respuestas y posibilidades paralelas, un caleidoscopio sin conclusiones ni puntos fijos que, por lo tanto, describa con mucha mayor precisión cómo se siente la vida y cuán incierto puede sentirse cada momento de la vida, cuán poco realmente se puede planificar, o con cuán poco se puede contar. Luchamos unos contra otros con intensidad paranoica en lugar de estar haciéndolo contra los despreciables señores feudales que se reúnen, petulantes, en ese edificio junto al agua. No es de extrañar que piensen que somos escoria patética, peleando contra lo que es más fácil y está más cerca de nosotros, contra nosotros en lugar de contra ellos. El edificio que ocupan para simbolizar su libertad podría fácilmente convertirse en su prisión. La mejor arma, la mejor defensa es aquella que toma la propia energía de tus atacantes y la vuelve contra ellos. El lenguaje puede volver a ser ensamblado todos los días de una manera diferente para ayudar a liberarnos. Nuestras pequeñas jaulas concretas pueden ser nuestros palacios, y sus palacios pueden ser sus jaulas. KALI 5 Y GENESIS BREYER P-ORRIDGE, LONDRES, 23 DE SEPTIEMBRE, 1987

kpunk