feed

MUKI REC

SSR

domingo, 29 de diciembre de 2019

El próximo mes me nivelo



por JULIO RAMÓN RIBEYRO
de "La palabra del mudo"


—Allí viene Cieza —dijo Gastón señalando el fondo de la alameda Pardo.
       Alberto levantó la vista y distinguió en la penumbra de los ficus una mancha que avanzaba y que la cercanía dotó de largas extremidades, anteojos negros y un espinazo más bien encorvado.
       —¡Al fin estás acá! —exclamó Cieza antes de llegar a la banca—. Te he estado llamando toda la tarde por teléfono.
       —Quítate los anteojos —dijo Alberto sin levantarse.
       Cieza se los quitó y dejó al descubierto sus dos cejas hinchadas y los ojos envueltos en una aureola violeta.
       —Te has dejado masacrar —dijo Alberto—. ¿Tengo tiempo de ir hasta mi casa? Estos zapatos no tienen punta.
       —Creo que no —dijo Gastón—. Ya debe haber empezado el programa. Ahorita llega el cholo Gálvez.
       La gallada que estaba en la puerta de radio Miraflores se acercó. Todos abrazaron a Alberto, dieron la mano a Cieza y en grupo penetraron en la emisora. Se acomodaron en el auditorio, mirando el estrado donde una rubia postiza cantaba aires mexicanos con una voz deplorable.
       —¿Y cómo te ha ido en todo este tiempo? —le preguntó al oído el cojo Zacarías—. Hace un año que nadie te ve.
       —Trabajando —dijo Alberto—. No me iba a pasar la vida parado en las esquinas.
       El animador despachó amablemente a la rubia y el segundo aficionado en subir al escenario fue Miguel de Albarracín. Era casi un enano que hacía lo imposible por parecerse a Carlos Gardel. Apenas empezó su versión de Tus ojos se cerraron, se escuchó un bullicio en las filas altas del auditorio.
       —Allí está —dijo Gastón.
       Alberto volteó la cabeza y distinguió un rostro burlón, achinado, prieto, de gruesos labios y cabello encrespado. Lo circundaban varias cabezas hirsutas, descorbatadas, sobre contexturas dudosas y visiblemente desnutridas. Se acomodaron en la última fila, poniendo los pies en el respaldar de la fila delantera.
       Alberto regresó la vista al escenario, donde el cantante pigmeo terminaba su tango doblado, gimiendo, con una mano en el corazón y otra en el hígado. Cieza, que estaba delante suyo, volteó a su vez la cara y al distinguir al cholo Gálvez que aplaudía la volvió con presteza hacia el estrado. Alberto alargó la mano y le quitó los anteojos.
       —¡Cómo te han dejado la cara! Bueno, salgamos de una vez. Dejemos el teatro para otro día. Avísale a la gallada.
       Poniéndose de pie, subió por las gradas del auditorio buscando con la mirada el rostro achinado. Lo encontró perdido entre los otros rostros, embelesado en la milonga que atacaba Miguel de Albarracín. Quedó mirándolo fijamente, hasta que los ojos oblicuos lo distinguieron. No tuvo necesidad de hacerle ninguna seña ni de pronunciar ningún desafío. Apenas cruzó el umbral del auditorio, Gálvez y su grupo se pusieron de pie para seguirlo y detrás de ellos salió la gallada.
       Ambas pandillas se dirigieron a la acera central de la avenida Pardo, poco transitada a esa hora y umbrosa bajo la noche y la arboleda. Gálvez y su gente se acomodaron en una banca, sentados en el respaldar, con los pies en el asiento, mientras Alberto parlamentaba con Cieza.
       —Él ya sabe que vas a venir —dijo Cieza—. El sábado pasado, después de la pelea, Zacarías le dijo que había cita para hoy. Le dijo: «Espera nomás el sábado, va a venir el pibe Alberto». Y el cholo dijo: «He oído hablar de ese gallo. Me lo paso por los huevos».
       Alberto se separó de su grupo y se dirigió solo hacia la banca, donde la pandilla de Gálvez al verlo venir entonó un coro de uy y de ay desafinado. Cuando estaba sólo a unos pasos, Gálvez bajó de la banca y avanzó. Quedaron mirándose, midiéndose, reconociéndose, evaluándose, mientras las colleras, de acuerdo a una ley inmemorial de protección al compañero y de comodidad para presenciar el espectáculo, formaban dos semicírculos que se ajustaron hasta constituir un anillo perfecto.
       —¿El cholo Gálvez? —dijo Alberto.
       —El mismo, pibe. Aquí, en Surquillo y donde quieras.
       Alberto empezó a desabotonarse el saco con parsimonia y, cuando estaba a punto de quitárselo, el cholo Gálvez saltó y le aplicó el primer cabezazo que, fallando la nariz, resbaló por un pómulo y le aplastó una oreja.
       Alberto se vio sentado en el suelo, con los brazos trabados en las mangas de su saco, mientras Gálvez se mantenía de pie a su lado, entre los gritos de la gallada, que hacía comentarios y admoniciones, recordando que no valía pegar en el suelo.
       Alberto se puso de pie tranquilamente, logró al fin despojarse de su saco y se lo aventó a Cieza. Su pantalón tenía la pretina muy alta, casi a la mitad del pecho, y estaba sujeto con tirantes. Aún se hizo esperar mientras se quitaba la corbata, los gemelos de la camisa y se levantaba las mangas.
       El cholo Gálvez, bien plantado sobre sus piernas cortas y macizas, con los brazos caídos y los puños cerrados, lo esperaba. Alberto comprendió de inmediato que el estilo de su rival consistía en atraerlo a su terreno, dejarse incluso romper una ceja o aplastar un labio para poder abracarlo, quebrarlo entre sus brazos y, como decían que hizo con Cieza, enterrarlo de cabeza en un sardinel. Empezó entonces a girar de lejos en torno al cholo, el que a su vez rotaba sobre sus talones.
       Alberto tentó el momento de entrar, acometió varias veces con un pie en el aire, anunciando casi su golpe, para retroceder luego y virar rápidamente a izquierda y derecha, buscando un flanco descubierto. Gálvez se limitaba a rotar, con la guardia completamente caída, pero levantando a veces los antebrazos al mismo tiempo, acompañando su gesto de un falso quejido, femenil, obsceno.
       La táctica se prolongó largo rato, pero no en el mismo sitio, pues el círculo que los rodeaba se iba desplazando hacia un extremo de la avenida Pardo, donde había una pila sin agua.
       —¡Vamos, cholo, éntrale! —gritaron sus secuaces.
       Gálvez balanceó los hombros, hizo algunas fintas con su ancha cintura y estirando de pronto un brazo trató de coger de una pierna a Alberto, que aprovechó el momento para levantar el otro pie y darle un puntazo en el cuello. En el instante en que Gálvez se cubría, Alberto saltó y sus dos pies martillearon la cara del cholo. Insistió una tercera vez, pero a la cuarta el cholo se agachó y Alberto pasó sobre su cabeza y cayó de cuclillas detrás de él. Cuando se enderezaba, ya Gálvez había volteado y su puño cerrado le sacudía la cabeza, mientras su pierna izquierda, elevándose, rasgaba el aire buscando su pelvis. Alberto bloqueó el golpe con la rodilla y se alejó para tomar distancia, pero ya el cholo estaba lanzado y lo atenazó de la cintura. Alberto retrocedió sobre sus talones, impidiendo que el cholo pudiera asentarse y levantarlo en vilo, rompió con la espalda el círculo de mirones, siempre con Gálvez prendido de su cintura, que se esforzaba por contenerlo, trastabillaba, hasta que al fin Alberto se detuvo en seco y levantando la rodilla golpeó al cholo en la mandíbula y cuando éste aflojaba la presión de sus brazos le dio un puñetazo en la nuca y al abandonar su tenaza lo remató de una patada en el estómago.
       Gálvez cayó de culo. Parecía un poco mareado. Alberto estuvo a punto de enviarle un puntapié en la cara, pero ya la collera del cholo elevaba la voz al unísono, recordando las reglas que no se podían infringir.
       Alberto retrocedió, esperando que su rival se pusiera de pie. Le sangraba la oreja. Tuvo apenas tiempo de distinguir las gafas de Cieza y la muleta de Zacarías, pues ya Gálvez se había parado y arremetía con la cabeza gacha, entregándose casi a su castigo. Alberto no quiso perder la ocasión y lo emparó con una patada en la frente. Pero el cholo pareció no sentirla y acometió otra vez agazapado. Alberto se dio cuenta que esa pelea se convertía para él en un paseo y sacudió la cabeza del cholo con ambos pies, adornándose, encontrando una especie de placer estético en castigarlo con la punta, el empeine, la suela. Se contuvo un momento para ensayar una nueva serie, en un orden distinto, cuando vio que el cholo se aventaba al suelo y en un instante se dio cuenta que se le había metido entre las piernas. Estaba ya en los hombros de su rival, que se irguió sobre sus dos piernas y antes de que pudiera prenderse de su pelo el cholo inclinó el cuerpo y Alberto se fue de cara contra el suelo. Gálvez volvió a cogerlo, esta vez de la pretina del pantalón, y nuevamente se vio en el aire, volando sobre su cabeza.
       —¡De lejos, de lejos! —gritó Cieza.
       Pero Alberto no tenía tiempo de alejarse. Apenas caía al suelo, el cholo lo volvía a levantar en vilo y volvía a estrellarlo con una facilidad que la repetición iba perfeccionando. Alberto sólo atinaba a volverse elástico, gomoso, convertirse en un ovillo, en una esfera, cuidándose de no ofrecer en su caída ningún ángulo quebradizo.
       Fue en ese momento cuando vio surgir un objeto en el aire, la pierna de algún compañero, tal vez Cieza que entraba en la pelea, pero era sólo la muleta de Zacarías. De plano cayó sobre la clavícula de Gálvez. Éste contuvo su nueva arremetida y buscó con la mirada al agresor, que era enviado al suelo, a pesar de su cojera, por algún amigo de Gálvez, al mismo tiempo que Cieza intervenía para auxiliar al inválido y se armaba una pelea satélite en torno a la principal. Alberto logró ponerse de pie aprovechando la distracción de Gálvez, que de un puntapié mandaba rodar la muleta y arremetía nuevamente. Alberto tomó distancia, amagando con el pie a su rival para que no se acercara, cuando ya la riña periférica había concluido por acuerdo de sus contrincantes y se rehacía el anillo en torno a la pelea principal.
       La constelación siguió desplazándose, abandonó la avenida Pardo, giró hacia la derecha y empezó a remontar la avenida Espinar, rumbo al Óvalo. Pasó de la pista al jardín de la avenida Espinar, de allí a la acera central, cruzó el otro jardín, la otra pista, se estrelló contra los muros de la embajada de Brasil y rebotó hacia el centro, fraccionándose contra los ficus y las bancas de madera, para volver a la pista y allí empezar a rotar contra el muro bajo de una casa.
       Alberto sentía que sus fuerzas lo abandonaban. Tenía los codos magullados, las rodillas adoloridas y de su oreja manaba tanta sangre como de los cortes que tenía Gálvez en la frente y en los pómulos. Desde hacía rato no hacía sino girar y retroceder, alejando a su rival con un rápido puntapié o de un golpe a vuelamano, pero Gálvez iba siempre adelante, no cejaba, lo embestía con la cabeza baja y la guardia abierta. Alberto volvió a martillearlo en el pecho, en los riñones, esperando que al fin tendría que caer, que no era posible aguantar tanto golpe. Seguramente que así de duro, de pura bestia, había arrebatado al Negro Mundo y al sargento Mendoza, en Surquillo, el cetro de los matones.
       Pero ya no estaban en la avenida Espinar. Todo el sistema, al cual se había agregado una pléyade de mirones, había doblado nuevamente, esta vez por la calle Dos de Mayo, donde había una acequia fangosa y filas de moreras bordeando las aceras. Allí la pelea se volvió confusa. Alberto erró varios golpes, otros fueron a estrellarse contra los árboles, se resbaló en el borde de la acequia y se vio de pronto acorralado, sin escape, contra la puerta de un callejón. Gálvez lo había cogido de los tirantes y lo atrajo hacia sí aplicándole un cabezazo en la nariz, para abracarlo luego con sus bíceps, doblarle la cabeza por debajo de la axila y empezar a estrangularlo, mientras con la rodilla le sacudía el mentón. Alberto se sintió desamparado, perdido, y como tenía la boca hundida contra el pecho de su rival y no podía respirar ni gritar, lo mordió debajo de la tetilla. Gálvez aflojó los brazos y Alberto, viéndose libre, aprovechó para alejarse lo más que pudo dentro del anillo rehecho, viendo que tenía roto un tirante y que los pantalones se le caían. Gálvez lo insultaba, persiguiéndolo. Alberto abrió una brecha entre los espectadores y corrió hacia la esquina de Dos de Mayo y Arica, pero sin prisa, amarrándose el tirante, inspirando copiosamente el aire cálido con su nariz rota. Cieza lo alcanzó y corriendo a su lado le dijo que aguantara un poco más, que el cholo estaba hecho mierda, a punto de tirar el arpa, mientras que las dos colleras confundidas le daban caza en la esquina y volvía a configurarse el circo.
       Alberto reanudó la pelea. Pasado el límite de la fatiga, no se sentía peor ni mejor, sino simplemente distante, desdoblado y presenciaba su propio combate con atención pero sin fervor, como si lo protagonizara un delegado suyo al cual lo unían vagos intereses de familia. Los gritos y los insultos con que ahora Gálvez acompañaba sus amagos no lo arredraban ni lo encolerizaban. Simplemente los registraba y los interpretaba como recursos a los que echaba mano porque debía sentirse impotente, vencido.
       El cholo insistía en entrar en su territorio y se exponía a sus patadas, buscando la ocasión de volver a abracarlo. Alberto daba y retrocedía, y así el circo recorrió una cuadra de la calle Arica, vaciló en la esquina de la calle Piura, fue embestido y hendido por un autobús rugiente, se engrosó con los parroquianos de una pulpería y siguió su rumbo hacia la huaca Juliana.
       Alberto entró nuevamente en sí. Le pareció que hacía días que peleaba y al distinguir la rueda de mirones tuvo conciencia de que estaba cautivo, literalmente, en un círculo vicioso. Para romperlo era necesario apurar el combate, entrar al área de Gálvez, arriesgar. Estaban ya cerca de la huaca, en una calle sin pavimento, rodeada de casas nuevas, sin acera.
       Como la iluminación era allí pobre, Alberto calculó mal una de sus entradas, se impulsó más de lo debido y se encontró cara a cara con el cholo, quien, renunciando esta vez a abracarlo, lo contuvo de los hombros, lo alejó de un empellón y le envió un puntazo fulminante al ombligo. Alberto se llevó la mano al hígado, mientras sentía flaquear sus rodillas y chillar a su collera. De buena gana se hubiera dejado caer, pero observó que Gálvez, arrastrado por la violencia de su golpe, había perdido el equilibrio y se esforzaba por mantenerlo, vacilando en un pie. Dio entonces un brinco y metió la pierna allí, en el lugar que desde hacía rato perseguía, los testículos, y su zapato penetró como por un boquete bajo la pelvis. El cholo gritó esta vez, dobló el torso hacia adelante, iba ya a caer de cara o tal vez estaba ya cayendo, tocando el suelo con una mano, pero Alberto quiso ignorar ese gesto y levantando la otra pierna le planchó la nariz con la suela del zapato.
       Ya estaba Gálvez tendido, enrollado, revolcándose. Rodó por entre las piernas de sus secuaces, que saltaban para no pisarlo, y quedó al lado de un muro echado de cara. Probablemente aún era capaz de recuperarse, pero el anillo se agitó, se quebró, al escucharse unos pitazos al fondo de la calle Arica. Dos policías venían corriendo.
       Gálvez fue levantado por su pandilla y llevado rápidamente hacia un garaje de reparaciones que tenía su portón entreabierto. Alberto, mareado, vio que Cieza se le acercaba con un pañuelo y se lo ponía como un tampón en la nariz, mientras Gastón le palmeaba la nuca y el resto de la collera se apretujaba a su alrededor, extendiendo los brazos para tocarlo.
       —Al jardín —dijo Zacarías, señalando el muro bajo de una casa.
       Sus amigos lo levantaron en vilo y lo depositaron al otro lado del cerco, donde una manguera humedecía el césped. Alberto tomó agua por su pitón, se mojó la cara, la cabeza y se puso a regar tranquilamente una mata de geranios.
       La policía trató vanamente de encontrar en las pandillas trazas de peleadores, heridos, contusos, ordenó que se dispersaran y se retiró hacia la huaca.
       Alberto seguía en el jardín mojándose la cabeza, lavándose los codos magullados, cuando Gastón le pasó la voz:
       —Ya el cholo colgó el guante. Sus amigos se lo llevan.
       Alberto vio un grupo apretujado, que se retiraba penitencial, casi funerario, entre lamentaciones, hacia la pulpería de la calle Arica. Salió entonces del jardín saltando el muro y Cieza lo recibió con los brazos abiertos, mientras el cojo Zacarías le alcanzaba su saco y su corbata. El resto de la patota hablaba de festejar el triunfo con unas cervezas.
       —Sí —dijo Alberto—. Ha sido una pateadura en regla.
       Con su saco debajo del brazo se encaminó hacia el bar Montecarlo, rodeado de sus amigos, sin prestar mayor atención a sus comentarios que, parciales, exagerados, contradictorios, iban echando las bases de la leyenda.
       —Hagamos un pozo —dijo Cieza en el bar—. Todos dan, menos Alberto.
       Las botellas estaban ya en la mesa deschapadas, los vasos llenos, espumantes. Alberto se bebió uno al seco ahogando una sed inmemorial. Empezó entonces a hablar pero no de la pelea, como todos esperaban, sino de Berta.
       —Ahora caigo —dijo Gastón—. Ella es la que te ha separado de la patota. Estoy seguro que has caído en la trampa, que te casas.
       —El año entrante —dijo Alberto—. Estoy en todo ese lío de comprar muebles, pagar cuentas. Cuando hay que pagar letras, tienes que olvidarte de los amigos, trabajar y adiós los tragos, las malas noches. Eso es lo que he hecho en todo este año que no me han visto.
       —Deja eso de lado y háblanos de la pelea —dijo Zacarías—. Ésta ha sido la más brutal de todas, mejor que cuando hiciste llorar a Calato Balbuena en la bajada de los baños.
       —A Calato también le pegó el Negro Mundo —dijo Gastón.
       —Pero al Negro le pegó el sargento Mendoza.
       —Y a Mendoza, el cholo Gálvez.
       Alberto depositó su vaso sobre la mesa. La cabeza le había comenzado a dar vueltas. Haciendo un esfuerzo se puso de pie. Gastón lo tiró del brazo, no podía irse así nomás, estaban en la primera ronda.
       —Estoy fuera de forma —dijo Alberto—. Un solo vaso me ha emborrachado. Discúlpenme.
       Entre las protestas de sus amigos se dirigió hacia la puerta del bar. Cieza lo alcanzó.
       —No nos vas a dejar así. Un año que no nos vemos, la patota…
       —Cuídate más la próxima vez, Cieza; déjate de patotas y de niñerías. Ya no soy el mismo de antes. Si me van a buscar la próxima vez para estas cosas, palabra que no salgo.
       —Te acompaño.
       —No —dijo secamente Alberto, y tomó el camino de su casa, estirado, digno, haciendo sonar marcialmente sus zapatos sobre la calzada.
       Apenas dobló la esquina, fuera ya de la vista de su collera, se cogió el vientre, apoyó la cabeza en un muro y empezó a vomitar. Arcadas espasmódicas recorrían su cuerpo, mientras vaciaba su estómago sobre la vereda. Respirando con vehemencia, logró enderezarse y siguió su camino tambaleándose, por calles aberrantes y veredas falaces que se escamoteaban bajo sus pies.
       Penetró a tientas en su casa oscura. Ya su mamá se había acostado. Atravesó la sala, tropezándose con los muebles nuevos comprados a plazos y sin ánimo de entrar al baño o de pasar a la cocina, logró ubicar su dormitorio y se dejó caer vestido en la cama. Estaba sudando frío, temblaba, algo dentro de sí estaba roto, irremisiblemente fuera de uso. Estirando la mano hacia la mesa de noche buscó la jarra de agua, pero sólo halló la libretita donde hacía sus cuentas. Algo dijo su mamá desde la otra habitación, algo del horno, de la comida.
       —Sí —murmuró Alberto sin soltar la libreta—. Sí, el próximo mes me nivelo.
       Llevándose la mano al hígado, abrió la boca sedienta, hundió la cabeza en la almohada y se escupió por entero, esta vez sí, definitivamente, escupió su persona, sus proezas, su pelea, la postrera, perdida.

(París, 1969)

jueves, 26 de diciembre de 2019

2010's: 100 discos que violaron la década



Más allá de la gentrificación, puerilización y adocenamiento posmo y marketero estas son las 100 gemas más rajadas y hermosas de la década para da blog PERÚ AVANTGARDE. El único lugar de por estas latitudes donde la música es la razón de ser y no un simple artificio con el cual encumbrarnos o conseguir una personalidad, status, culos, etc.
NÓTESE q No puse nada mío obvio... XD

No me importa mucho no salir en medios ni en los tops de la gentita, tiene q ser así cuando vas a la caza de tu propio sonido sin subirte a ningún bandwagon o moda y sobre todo sin sonreírle a pelmazos. 
Vibras chikxs de kromo y a seguir hasta kemar el último cartucho!!!!!!!!!!!!!



100. ANTENA - Sonido-Imágenes-Tiempo (Perú, 2011)

99. DJ LOCOPRO - Designer Music (Peru, 2018)

98. SÁGAN - Cada célula (Colombia, 2015)

97. DAVID LYNCH - The Big Dream (USA, 2013)

96. IONAXS - Descomposiciones (Perú, 2016)

95. ISHISHCHA - Na (Perú, 2016)






94. MY BLOODY VALENTINE - mbv (UK, 2013)

93. THE VELDT - Thanks to the Moth and Areanna Rose (USA, 2017)

92. ALE HOP - Pangea (Perú, 2015)

91. PETE BASSMAN - Lost in Space (UK, 2016)




90. SEEFEEL - s/t (UK, 2010)

89. ISHQ - Radiophonics (UK, 2017)

88. REGISTROS AKÁSICOS - Hearts (Peru, 2016)






87. LOS OLIVOS - s/t (Peru, 2016)

86. V/A - Fósiles de Futuros Lejanos (2015)

85. JAMES HOLDEN & CAMILO TIRADO / LUKE ABBOTT -  Outdoor Museum Of Fractals / 555Hz (UK, 2016)

84. TANELI LUCIS - s/t (Peru, 2017)

83. LA VIE - Autodidacte (Perú, 2016)

82. GABRIEL PEREIRA SPURR - Monopolio (Uruguay, 2018)

81. LES TEMPS BARBARES - Memorias Ajenas (Mexico, 2016)




80. SAM HAMILTON - Integrifolia (Nueva Zelanda, 2013)

79. ALOYSIUS ACKER - De arcana celesta (Peru, 2019)

78. PALMBOMEN II - Memories of Cindy (Bélgica, 2017)






77. PATRICIA - Body issues (USA, 2013)

76. LUST FOR YOUTH - Perfect View (Dinamarca, 2013)

75. CATERVAS - Los cielos vuelan otra vez (Peru, 2018)


74. LORELLE MEETS THE OBSOLETE - De Facto (Mexico, 2019)

73. MAKOTO KINO - Eternal loss (Mexico, 2016)

72. BEACH HOUSE - 7 (USA, 2018)

71. CLARK - s/t (UK, 2014)





70. ESCUPEMETRALLA - Poison Of Dead Sun In Your Brain Slowly Fading (España, 2017)






69. ASTROCRUSHING - Look down (Brasil, 2017)

68. XTREDAN - Conspiración (Peru, 2017)

67. HIRO KONE - Fallen angels (USA, 2014)

66. MICROESFERA - Sunny Day (Argentina, 2014)

 






65. JESSICA KERT - DW (Alemania, 2019)

64. PAN AMERICAN - A son (USA, 2019)

63. SHOULD - Like a fire without sound (USA, 2011)

62. JOGGING HOUSE - Self (Alemania, 2017)

61. LAUREL HALO - Antenna (USA, 2011)




60. SAD ANIMALS - A Friend (Perú, 2014)

59. CARL HULTGREN - Tomorrow (USA, 2014)






58. ANGEL OLSEN - My woman (USA, 2016)

 






57. THOM YORKE - Anima (UK, 2019)

56. OSCAR MULERO - Biosfera (España, 2013)

55. AUTECHRE - Exai (UK, 2015)

54. SAJJRA - The sun remains the same (Peru, 2015)

53. V/A - Evidence of intense beauty (2016)

52. PICTORIAL CANDI - Forever till you die (Argentina, 2016)

51. LA LÁ - Rosa (Peru, 2014)





50. JUANA MOLINA - Halo (Argentina, 2017)

49. TRIBU - Círculo (Perú, 2018)






48. ARCA - Entrañas (Venezuela, 2016)

47. ULTRADEMON - Seapunk (Japón, 2013)

 







46. OZEL AB - Workshop 24 (UK, 2017)

45. CAMILLE MANDOKI - We used to talk for hours (Mexico, 2016)

44. JON HOPKINS - Immunity (UK, 2013

43. EZEKIEL HONIG - Folding in on itself (USA, 2011)

42. BOSQUES - El centro del vacío (Argentina, 2014)






41. WASHED OUT - Within & without (USA, 2011)





40. CHICAGO JIM - s/t (USA, 2014)

39. POST GALAZER - Terminal (Peru, 2019)

 







38. VALET - Nature (USA, 2015)

37. LANA DEL REY - Ultraviolence (USA, 2014)

36. ÅMNFX ‎– Moscow Beat (Rusia, 2017)

35. DENGUE DENGUE DENGUE - Alianza profana (Peru, 2012)

34. PORTER RICKS - Anguilla Electrica (Alemania, 2017)

33. ASALTO AL PARQUE ZOOLÓGICO - Hexadecimal (Argentina, 2014) 






32. JUAN ARANEDA - Desfílicos (Chile, 2016)

31. MOUSE ON MARS - Parastrophics (Alemania, 2012)





30. ALEKSI PERÄLÄ - Sunshine 3 (UK, 2019)

29. VLADISLAV DELAY - Kuopio (Finlandia, 2012)






28. BUSHIDO - 4/10 (Brasil, 2019)

27. MARIE DAVIDSON - Working Class Woman (Canada, 2018)

26. ELIAS FOLEY - Fuzzy Logic (USA, 2013)

25. ISOCAOS - Albricias Albricias (Peru, 2019)

24. TONGA BOYS - Vindodo (Malawi, 2019)

23. YVES TUMOR - Safe in the hands of love (Italia, 2018)

22. LUST FOR YOUTH - International (Dinamarca, 2014)

21. S OLBRICHT - For perfect beings (Hungría, 2016)



20. BRAGEIKI - Tutamanta (Peru, 2014)






19. EMPRESS OF - Us (USA, 2018)

18. EKOPLEKZ - Bioprodukt (UK, 2017)

17. ELIZABETHAN COLLAR - Eliza B.C. (¿?, 2019)

16. DEMDIKE STARE - Passion (UK,  2018)

15. SHISA - (memory) (USA, 2013)






14. ALEXANDRA ATNIF - Supersymmetry (Rumania, 2016)

13. GROUPER - AIA Alien observer/Dream loss (USA, 2011)

12. OTTO VON SCHIRACH - Supermeng (Cuba, 2012)

11. THE RADIO DEPT - Clinging to a Scheme (Suecia, 2010)





10. AUTECHRE - Elseq 1-5 (UK, 2016)

9. BILL CONVERSE - The shape of thing to come (USA, 2017)






8. THE MUGRIS - Superdog (Chile, 2016)

7. DON'T DJ - Nagoya (Alemania, 2017)

6. AYGEETEE - 2017x (UK, 2017)

5. PRINCE OF DENMARK - Soulfood (Alemania, 2010)

4. SAJJRA - s/t (Perú, 2013)

3. MOON DUO - Mazes (USA, 2011)

2. HELENA HAUFF - Qualm (Alemania, 2018)

1. LUBOMYR MELNYK - Rivers and Streams (Ucrania/Alemania, 2015)

miércoles, 25 de diciembre de 2019

5 + razones para NO creer en la existencia de Xto



Fuente: OJO CIENTÍFICO

La filosofía nos ha enseñado a cuestionar todo y cuando se trata de narrativas religiosas, la seducción es aún mayor. ¿Es posible que el mito de Jesucristo se encuentre basado en falacias?, de hecho, ¿es posible que Jesús de Nazaret ni siquiera haya existido?


5. No existe mención de Jesús en los textos paganos
Quizás la más obvia de las razones, minimizada durante siglos por los cristianos, pero lo suficientemente importante como para tenerla en cuenta. Este argumento señala que no existe ninguna evidencia de la vida de Jesús de Nazaret en textos de su época.

Esto significa que ningún documento de la época, de fuente no-cristiana, hace mención a Jesús de Nazaret, tampoco se hacen alusiones a su figura en rumores. Vale aclarar que pese a los milenios que nos separan de esa época, contamos con gran documentación histórica de la época, hecha por oficiales de gobierno, historiadores y poetas. Ninguna mención de Jesús.


4. Jesús según la modernidad
Muchos historiadores cristianos han abandonado la idea de un Jesús "mágico" y se han abocado a buscarle un sentido simbólico basado en un personaje histórico. Así Jesús pasó de ser el mesías a fariseo, filósofo, hasida e inclusive chamán de la época.

No obstante, no sólo no existe ninguna evidencia tangible de que Jesús haya desempeñado alguno de esos oficios, sino que los historiadores parecen contradecirse entre si, dejando el asunto en una nebulosa de incertidumbre.


3. En las epístolas paulinas no se habla sobre la vida de Jesús
Las epístolas paulinas fueron una serie de cartas cuya autoría es atribuida a San Pablo (Pablo de Tarso) y que conforman los principios del canon cristiano. El objetivo de estas cartas era instruir a los cristianos sobre el modo a comportarse así como difundir su doctrina.

Lo más interesante es que aún en estos textos, escritos alrededor del siglo I, no existe mención alguna de Jesús como figura histórica. Sí se le menciona como enunciado, a modo de estrofa a lo largo y ancho del texto, pero claro, esto no arroja ninguna evidencia sobre su existencia física.


2. Incluso los evangelios son contradictorios
Los cuatro evangelios, encargados de narrar la vida y obra de Jesús de Nazaret, presentan severas contradicciones entre si. Quizás el ejemplo más notorio sea el del día de la resurrección, donde las diferentes fuentes arrojan datos distintos.

Dependiendo del evangelio que se lea, el dato que vamos a obtener. Si el evangelio de Juan dice que "una mujer" visitó la tumba de Cristo el domingo, el evangelio de Mateo dirán que fueron dos mujeres y el de Marcos tres. A su vez, los evangelios de Mateo y Juan dicen que aún estaba oscuro mientras que el de Marcos dirá que el sol apenas había salido.

Pero las contradicciones empeoran cuando llegamos a la resurrección, esta variará también acorde al autor. Para Mateo, Jesús apareció en algún lugar entre la tumba y Jerusalem, para Juan fue simplemente fuera de su tumba, para Marcos apareció en Galilee; a 130 kms de Jerusalem, y para Lucas fue en camino a Emmaus, a 11 kms de dicha ciudad.

¿Alguien puede fiarse de un texto con tantos testimonios contradictorios?


1. Jesús encaja a la perfección con el concepto de mitema levi straussiano
Para el etnólogo Claude Levi Strauss, el relato mítico se compone de pequeñas fracciones de relatos irreducibles que orquestan en su totalidad una narración mayor y que suele verse repetida en diferentes culturas. 

No podemos dejar de señalar que la historia de Jesús, tal cual la conocemos, se corresponde con los mismos mitemas (porciones irreductibles del mito) que utilizan otros relatos religiosos como la muerte y la resurrección, así como varios personajes que encuentran su paralelo.


FELIZ NADA BROS & SIS ACÁ EN EL CONO NORTHSIDE LABURANDO EN EL RANKING DE LA DÉCADA... VIBRAS CON TODES+++++++++

¿Tuvo la humanidad necesidad de Cristo durante todo el tiempo precristiano? En modo alguno: entonces, antes que él, vivieron las sociedades cultas y civiles; entonces se dieron altos ejemplos y excelentes costumbres de moral que el cristianismo no ha sobrepujado; [...] entonces florecieron filósofos, poetas, artistas, hombres" de ciencia, juristas, que aún hoy sirven de modelo. Y sí por otra parte, existieron malas instituciones y costumbres inhumanas, éstas no fueron abolidas por el cristianismo, sino por la filosofía, en tanto el cristianismo agravaba los males que ésta no había podido destruir, añadiendo otros nuevos, como por no citar más qué los mayores, la lucha del alma contra el cuerpo y la persecución de los creyentes contra los no creyentes. Como antes del cristianismo en el porvenir no habrá necesidad del mito "Cristo" para hacer lo que está en la naturaleza humana; ejecutar. Cristo puede volverse definitivamente al cielo, del cual no debió jamás descender a esta tierra para con su nombre llenarla de ruinas y desventuras.
Ninguna nostalgia, por parte nuestra, por este ídolo que se va, antes bien la alegría de un mal menos.
Ahora a vosotros, paganos estultamente calumniados y destruidos; a vosotros, hebreos injustamente odiados y conculcados; a vosotros, librepensadores de todo tiempo, naturaleza y grado, atrozmente perseguidos; a vosotros todos la rehabilitación de la historia, de la ciencia y de la humanidad: Cristo, vuestro detractor; Cristo, vuestro perseguidor, !CRISTO NO EXISTE!"

http://www.mediafire.com/file/3qvzvrav9kwk1xq/JESUCRISTO_NUNCA_HA_EXISTIDO_0001.pdf/file

Ya la crítica histórica había reparado el silencio de la historia acerca de Cristo, y señalaba como sospechosos los pasajes de algunos pocos historiadores profanos de aquella época, a quienes era poco menos que forzoso inclinarse a favor de la existencia histórica del pretendido fundador del cristianismo, mientras la exégesis bíblica había reducido el Antiguo Testamento a un obra en gran parte apócrifa y sugerida por la casta sacerdotal para edificación de los fieles.

Otro tanto venía haciendo respecto del Nuevo Testamento, dejando en pie bien poca cosa de lo que se quiere hacer pasar por histórico.

Por otra parte, la ciencia mitológica, ayudada por la filología, por la arqueología y por las descubrimientos de los viajeros, había afirmado que las leyendas, los mitos, las narraciones y los preceptos de Antiguo y del Nuevo Testamento no son más que variaciones hechas sobre las leyendas, mitos, narraciones y preceptos de la misma naturaleza preexistentes al cristianismo, sobre todo en China, en la India, en Persia, en la Mesopotamia y en Egipto. Este examen, emprendido desde luego sin concepto alguno teológico o anti teológico, sólo por amor a la hacia la verdad, encamínase a la conclusión de que Jesucristo no ha existido nunca.

http://www.mediafire.com/file/3qvzvrav9kwk1xq/JESUCRISTO_NUNCA_HA_EXISTIDO_0001.pdf/file

sábado, 21 de diciembre de 2019

Corazones partidos



por CÉSAR HILDEBRANDT

Ubilde Suárez Cornejo tenía 80 años y era presidente de la Confederación de Trabajadores Jubilados del Perú. Ayer, mientras terminaba de hablar en una audiencia pública de la Sexta Sala Civil de Lima, el corazón se le plantó.
Suárez Cornejo había hecho el enésimo alegato de su vejez para que el Estado les reconociera a los jubilados los devengados previstos en la ley 23908. Fue al terminar sus argumentos en contra de la Oficina de Normalización Previsional –esas malditas ventanillas de las que escapan negaciones dichas con gusto, noes con halitosis, regrese-usted-mañana dichos con un diente de oro–, después de oír su última frase, fue en ese momento, decía, que el pecho le pesó como un yunque.
Suárez se derrumbó ante la incredulidad de la Sala, presidida por el siempre doctor Arnaldo Rivera Quispe. Según Humberto Mesías, secretario de Organización del gremio de los jubilados sometidos a la ley 19990, los jueces demoraron más de media hora la llegada de los médicos porque estaban convencidos de que Suárez Cornejo fingía y dramatizaba para hacer más convincente su discurso. ¿No son unos mañosos estos, doctor, unos teatreros?
La verdad es que Suárez había sido fulminado por un ataque al corazón. Cuando llegaron los camilleros con cara de morgue y el fiscal de turno con su ábaco de muertos públicos, encontraron en uno de sus bolsillos las pastillas sublinguales que no alcanzó a llevarse a la boca.
Suárez Cornejo tendría que darle gracias al destino por terminar como terminó: con la cólera puesta, la palabra en la boca, una sala escuchándolo. Más que al destino, tendría que haberle agradecido al corazón inteligente que le editó la última escena de su vida como si Vittorio de Sicca hubiese sido el guionista. Hubiera tenido que darle las gracias al corazón fiel y camarada que lo exoneró de las cámaras lentas, los dolores lentísimos, la demorada muerte de la jubilación misérrima.
Porque el Estado es más o menos bueno con los que esquilma pero es un truhán con los que ya esquilmó y dejaron de estar en la maquinaria de la producción. Dicen que aquí no hay pena de muerte, pero es a la muerte despaciosa a la que se condena a los viejos de la cédula muerta, a los pensionistas de los 280 soles, de los 470 soles, de los 195 soles. Ser un viejo jubilado en el Perú es ponerte en una cola que da la vuelta a la manzana. Es esperar la compasión que no te ha de mirar ni de reojo. Es hacer otra cola para que, al final, te den un genérico dudoso comprado por tonelada y comisión. Es esperar inútilmente la gratitud que perdió el vuelo, el tren, la dirección, la gratitud que no tiene pasaje de vuelta.
Ser viejo ya es triste porque, como decía Leopardi, la vejez priva a la gente de los placeres pero le deja las apetencias. Pero ser viejo y jubilado común en el Perú es peor que perder la esperanza. Un Estado ladrón gobernado por sucesivos forajidos condena a sus viejos a la indigencia mientras el dinero que les sacó de los bolsillos se convirtió en la carretera a Eisha, el subsidio a los Picasso, el regalito al Edelnor privatizado, la planilla gigante de los ministerios, el Banco de Materiales que era una casa de putas, la casa de putas que era el Banco que tuvo que ser salvado porque peligraba el sistema, ¿verdad PPK, comisionista de dos mundos y un solo bolsillo?
Si no eres solvente por herencia o por hábito o por lotería, muérete a tiempo, por favor. Que no te toque tocar puertas sordas y llamar a teléfonos que escupen grabaciones. Claro, hay excepciones. Una de ellas es esta: si robaste en mancha, en masa, en macrocifras, si con el diez por ciento de ese dinero compraste la impunidad y la prescripción y con otro diez por ciento te hiciste de una reputación de segunda mano aunque de buen ver, si eres un megaladrón y estás megablindado porque sales en los cuchés y pusiste plata en la campaña del que corta el jamón, entonces criogenízate y dura hasta que el hartazgo te liquide.
Es cierto que sólo vemos envejecer a los demás. Es el consuelo narcisista que Malraux definió tan bien. Pero si eres pensionista en el Perú, no tienes ni siquiera el alivio de la distracción. El maltrato te obliga a mirarte en el espejo. La vida a la que te reducen te aniquila. Mueres de ventanilla, de cola interminable, de proctólogo con mala cara y poco tiempo, de pan con mantequilla pero sin mantequilla.
Ayer murió, enfrentando a los abogados de la ONP, don Ubilde Suárez Cornejo. Murió de inciso.

H R 3 0 0 1




¡Desalucínense! Jesús no nació un 25 de Diciembre, tal fecha celebraba antaño una fiesta pagana y  quienes tuvieron la esperanzada idea de suplantarla para tratar de eliminarla, a la fecha podemos certificar que no tuvieron acierto alguno. La navidad desde entonces y en nuestros días se convirtió en la más grande 
fiesta del mercantilismo y en una triste masacre para los animales y dicho sea de paso, las cañerías de las casas y edificios se tornaron rojas y pestilentes. A tomar en cuenta todo ello. Navidad con Jesús ya no se ve x ningún lado, pues Papá Noel usurpó su lugar y sus ropas azules en un inicio, se tornaron luego rojas debido al auspicio de una gaseosa que tomó el mando en las mesas de sus consumidores◙ X eso no debéis aferraros ni a palabras ni a significados, ni a números ni a medidas, sino reconocer a todos estos como medios auxiliares, como indicadores de camino que os conducen a la vida interna, a la verdad que no tiene palabras ni conceptos ni números ni medidas sino que es la fuerza misma, el amor y la sabiduría - la consciencia universal◙Emisiones radiales de Vida Universal desde Alemania y para estos tiempos del planeta vía on line: www.radiobienestar.pe







En HIGH-TIDE BODYBOARD OUTLET encuentras las aletas para bodyboard Viper y Churchill, como también bodyboards en las marcas MOREY, BZ, FUNKSHEEN, NUMBER SIX Y NOMAD. Estamos en Bolívar 161 Tda. 8 en el segundo nivel en Miraflores. El domingo 22 y 29 de Diciembre, grandes ofertas x fiestas de fin de año.


2020 a punto de iniciarse y es importante recordar que nosotros como humanidad tenemos que llegar a conocer primero el saber acerca de las leyes del Infinito. Si realizamos el saber espiritual, alcanzamos sabiduría. Entonces ya no tenemos que preguntar cómo es esto o aquello. Ya no tenemos que buscar las interacciones entre Cielo y Tierra. El saber x sí solo no tiene sabiduría. Y la sabiduría no pregunta - sabe acerca de las leyes divinas, acerca de las interacciones del SER divino◙ La lista más libre de todo el planeta, esta vez en su 5to. episodio, continúa. Sin números ni ídolos de barro, todo en su perfecto equilibrio◙


EVALUACIÓN ANUAL 2019/ESCENA INDIE GLOBAL
PARTE 5

ÁLBUMES / INDIETRÓNICA

LAMBCHOP - THIS IS WHAT I WANTED TO TELL YOU
TENDER - FEAR OF FALLING ASLEEP
HELADO NEGRO - THIS IS HOW YOU SMILE
THE JAPANESE HOUSE - GOOD AT FALLING
HOT CHIP - A BATH FULL OF ECSTASY
LCD SOUNDSYSTEM - ELECTRIC LADY SESSIONS
METRONOMY - METRONOMY FOREVER
LOST UNDER HEAVEN - LOVE HATES WHAT YOU BECOME
DOOMSQUAD - LET YOURSELF BE SEEN
JAI PAUL - LEAKED 04-13 (BAIT ONES)
DEFAULT GENDERS - MAIN POP GIRL












MENCIÓN ESPECIAL 2019/THEREMYN_4


ESTE AÑO, ESTE COMBO CELEBRÓ SUS 20 AÑOS FULGURANTES Y SE LUCIÓ ALTAMENTE EN EL AFUERA FEST, TANTO COMO EN EL PARQUE DE LA EXPOSICIÓN Y COMO ACTO SOPORTE A OMD. SIN OBVIAR SUS ÁLBUMES "LOST MOMENTS" Y "REMIXED MOMENTS".










MENCIÓN ESPECIAL/ESCENA LOCAL
SILVANIA TRIBUTO DEL AÑO
"¿CUÁNTA DISTANCIA HAY ENTRE TU ALMA Y EL SOL?"


Recibí durante este año esta magnífica perla que ha ensalzado en su excelsa órbita todo lo que la dupla SILVANIA ha significado en la historia de la escena para todos quienes hemos sabido apreciar su grandeza y magnificencia y a seguir para las futuras generaciones. 2001 y su saga 2001_MILAÑOSDESPUÉS! supieron enarbolar tan suprema grandeza como BRITANIA FANZINE y, en todos los medios escritos locales a los que he podido difundir. Felicitaciones a Trilce Discos x la hazaña y con una presentación a destacar, también◙








Es una gran malla omniabarcante la comunicación - el Universo. Todas las comunicaciones, cada uno de los impulsos y rayos en esta malla cósmica pura está contenido como esencia en los seres puros. Cada ser puro está contenido como esencia en los otros, y todos y todo forman la gran unidad en el Eterno◙STOP!

jueves, 19 de diciembre de 2019

Discos que prendieron fuego al mundo (mientras nadie escuchaba) - Capítulo 2





De "100 discos que prendieron fuego al mundo (while noone was listening)" por THE WIRE mag. (1998)


¿Cansado de que otras revistas te recuerden que los mejores álbumes del mundo fueron hechos por The Beatles, Beach Boys y Rolling Stones? También nosotros. En las próximas 18 páginas encuestamos a nuestros escritores para encontrar una guía de 100 discos que deberían haber encendido la imaginación del mundo, excepto que todos los demás estaban escuchando ...



BLUE CHEER
Vincebus Eruptum
PHILIPS, 1968

El nombre de una marca particularmente potente de ácido callejero, Blue Cheer fueron los progenitores sesenteros del Heavy Metal. Un grupo que tocó tan alto y fuerte que, hasta el rumor persiste, causaron la desaparición prematura de un perro que se perdió en el escenario mientras improvisaba. Vincebus Eruptum, su debut seminal, gruñó furiosamente ante la inocencia hippy y se convirtió en un pisotón de fiesta de los Hell's Angels. 30 años después, el disco inspiraría a una horda de tríos de ruido japoneses adecuadamente impresionados para rendir homenaje mutado al grupo. Es posible que Vincebus Eruptum no haya logrado impresionar a la generación de Woodstock con su ataque de rock sónico y su manga plateada texturizada, pero sin su poder en bruto, tanto High Rise como Musica Transonic habrían seguido siendo simples centelleos en los ojos de Nanjo Asahito. EP.








CLUSTER
Cluster 71
PHILIPS 1971

Cluster 71, el álbum Dieter Moebius y Hans-Joachim Roedelius grabado en 1971 para Philips antes de pasar al sello Brain, se ha descuidado indebidamente. Incluso el reciente renacimiento de Krautrock lo pasó por alto. Descartado como demasiado pesado y teutónico, prefigura el Illbient por unos 20 años, partes de él suenan misteriosamente como DJ Spooky. Diseñado por Conny Plank, las tres pistas sin título de túneles oscuros resuenan alrededor de balidos helados iterantes de sintetizador, drones electrónicos altísimos en campos sinuosos y de buceo, y señales de alerta esporádicas que fusionan las nuevas posibilidades de producción de ruido electrónico con las repeticiones y resonancias del dub. Música espacial con una resaca severa, su sintetizador a todo volumen suena en espiral y se ensancha en las profundidades a través de un movimiento giratorio de sonido borroso, mientras parches de pulso sordo evocan un Techno malformado. MF








BETTY DAVIS
They Say I'm Different
VINYL EXPERIENCE, 1974

Miles Davis conoció a Betty en 1969, cuando era Betty Mabry, todavía en sus veintes y salía con Sly Stone y Jimi Hendrix. La fotografía de Betty Davis apareció en la portada de su álbum Filles De Kilimanjaro, pero su matrimonio no duró mucho más de un año, terminando cuando Davis descubrió que estaba durmiendo con Hendrix. Sin embargo, según admitió el trompetista, ella lo convirtió al funk rock lo que revolucionó su sonido para siempre. Su propia música era una olla a presión de sexo y adrenalina, igualada en las tripas por solo un puñado de los registros de su esposo. They Say I'm Different contiene el muy sampleado "Shoo-B-Doop And Cop Him", el duro fetiche funk  "He Was A Big Freak" ("Pain was his middle name... he used to laugh when I made him cry"), y un título que sigue siendo una de las obras maestras del funk más olvidadas de la década. En las propias palabras de Davis: "Si Betty cantara hoy, sería algo así como Madonna; algo como Prince ... Ella fue el comienzo de todo eso cuando cantaba como Betty Davis. Se adelantó a su tiempo". LC









OVAL
94 Diskont
MILLE PLATEAUX, 1995

Un disco de dos mitades. La apertura "Do While" logra, en poco más de 20 minutos, una culminación y destilación de todo esfuerzo minimalista anterior en la música. Sea consciente o no, Oval sintetiza la influencia y las mejores prácticas del minimalismo más puro de Steve Reich o Terry Riley con la esencia digital de la nueva tecnología "instrumental". De nada más que detritos digitales, Oval construye un holismo resonante de pura belleza cristalina. El balance de este disco está destinado a breves excursiones en exposición de texturas, posponiendo los límites del sonido como música. TO









RECORDS THAT SET THE WORLD ON FIRE (while noone was listening) - Chapter 2



From "100 records that set the world on fire (while noone was listening)" by THE WIRE mag. (1998)


Tired of being reminded by other magazines that the best albums in the world were made by The Beatles, Beach Boys and Rolling Stones? So are we. Over the next 18 pages we poll our writers to  come up with a guide to 100 records that should have ignited the world's imagination, except that everyone else was fidding...




BLUE CHEER
Vincebus Eruptum
PHILIPS, 1968

Named after a particularly potent brand of street acid, Blue Cheer were the 60s progenitors of Heavy Metal. A group who played so hard and loud that, so rumour persists, they inadvertenly caused the early demise of a dog which strayed on stage while they were improvising. Vincebus Eruptum, their seminal debut, snarled rabidly in the face of hippy innocence and soom became a Hell's Angels party stomper. 30 years later, the record would inspire a horde of suitably impressed Japanese noise trios to pay mutated homage to the group. Vincebus Eruptum may have failed to impress the Woodstock generation with its full on sonic rock attack and textured silver sleeve, but without its raw power both High Rise and Musica Transonic would have remained mere twinkles in Nanjo Asahito's eye. EP.









CLUSTER
Cluster 71
PHILIPS 1971

Cluster 71, the album Dieter Moebius and Hans-Joachim Roedelius recorded in 1971 for Philips before moving to the Brain label, has been unduly neglected. Even the recent Krautrock revival overlooked it. Dismissed as too heavy and Teutonic, it prefigures Illbient by about 20 years, parts of it sounding uncannily like DJ Spooky. Engineered by Conny Plank, the three untitled tracks from dark tunnelling echoes around icy repeated synth bleats, soaring electronic drones in winding and diving pitches, and sporadic alert signals fusing the new possibilities for electronic noise production with the repetitions and resonances of dub. Space music with a severe hangover, its blaring synth sounds coil and flange into the depths through a blurry rotary motion of sound, while patches of regular thudding pulse conjure up a malformed Techno. MF









BETTY DAVIS
They Say I'm Different
VINYL EXPERIENCE, 1974

Miles Davis met Betty in 1969, when she was Betty Mabry, still in her very early twenties and hanging with Sly Stone and Jimi Hendrix. Betty Davis's photograph appeared on the cover of his Filles De Kilimanjaro album, but their marriage lasted not much longer than a year, finishing when Davis discovered she was sleeping with Hendrix. By the trumpeter's own admission, however, she turned him on to the funk rock that revolutionised his sound forever. Her own music was pressure cooker of sex and adrenalin, equalled in guts by only a handful of her husband's records. They Say I'm Different contains the much sampled "Shoo-B-Doop And Cop Him", the tough fetish-funk "He Was A Big Freak" ("Pain was his middle name... he used to laugh when I made him cry"), and a tittle track that remains one of the decade's overlooked funk masterpieces. In Davis's own words: "If Betty were singing today she'd be something like Madonna; something like Prince... She was the beginning of all that when she was singing as Betty Davis. She was ahead of her time."  LC









OVAL
94 Diskont
MILLE PLATEAUX, 1995

A record of two halves. The opening "Do While" achieves, in little over 20 minutes, a culmination and distillation of all anterior minimalistic endeavour in music. Whether conscioulsy or not, Oval synthesize the influence and best practice of the purest Minimalism of Steve Reich or Terry Riley with the digital essence of new "instrumental" technology. From nothin but digital detritus, Oval construct a resonant holism of pure crystaline beauty. The balance of this disc is given over to brief excursions into textural exposition, pushing back the boundaries of sound as music. TO


martes, 17 de diciembre de 2019

Facebook no es libertad de expresión, es amplificación algorítmica optimizada para la indignación




por Jon Evans
TechCrunch


Esta semana, Mark Zuckerberg pronunció un discurso en el que elogió "dar voz a todos" y luchar "por mantener una definición lo más amplia posible de libertad de expresión". ¡Eso suena genial, por supuesto! La libertad de expresión es una piedra angular, si no la piedra angular, de la democracia liberal. ¿Quién podría oponerse a eso?

El problema es que Facebook no ofrece libertad de expresión; ofrece amplificación gratuita. A nadie le importaría mucho cualquier cosa que publique en Facebook, no importa cuán falso u odioso sea, si la gente tuviera que navegar a su página en particular para leer sus desvaríos, como en los primeros días del sitio.

Pero lo que la gente realmente lee en Facebook es lo que está en su News Feed ... y su contenido, a su vez, está determinado no por dar a todos la misma voz, y no por una estricta línea de tiempo cronológica. Lo que lees en Facebook está completamente determinado por el algoritmo de Facebook, que elimina mucho, censura mucho, si crees erróneamente que el News Feed es libertad de expresión, y amplifica poco.

¿Qué se amplifica? Dos formas de contenido. Para contenido nativo, el algoritmo se optimiza por compromiso. Esto a su vez significa que las personas pasan más tiempo en Facebook y, por lo tanto, más tiempo en compañía de esa otra forma de contenido que se amplifica: la publicidad paga.

Por supuesto, esto no es absoluto. Como Zuckerberg señala en su discurso, Facebook trabaja para evitar que cosas como engaños y desinformación médica se vuelvan virales, incluso si el algoritmo los unge de otra manera. Pero ha decidido específicamente que Facebook no intentará evitar que la información política pagada se vuelva viral.

Personalmente no estoy de acuerdo con esta decisión, pero creo que es algo sobre lo que las personas razonables pueden estar en desacuerdo. Sin embargo, me resulta muy poco sincero afirmar que de alguna manera se trata de defender la libertad de expresión. Si alguien intentara colocar un anuncio político descaradamente falso en cualquier plataforma o red, ¿alguien consideraría seriamente la decisión de no publicar ese anuncio como un ataque a la libertad de expresión? Por supuesto no. Y tampoco deberían tomarse en serio el argumento inverso.

Sin embargo, el problema más grande es que Facebook parece pensar que si un algoritmo es independiente del contenido, por lo tanto, es justo. Cuando Zuckerberg habla de dar voz a las personas, realmente quiere decir dar voz a las personas seleccionadas por el algoritmo de Facebook. Cuando dice "La gente que tiene el poder de expresarse a escala es un nuevo tipo de fuerza en el mundo: una Quinta Estado", lo que en realidad quiere decir es que el algoritmo de Facebook es esa Quinta Estado.

Aparentemente, se cree que cualquier juicio humano basado en contenido más allá del mínimo absoluto requerido por la ley e implícito en el contrato social, es decir, filtrar el discurso de odio, los abusos o la información médica peligrosa, todo lo que enfatiza en su discurso, es peligroso y mal, y que esto se aplica tanto al contenido nativo como a la publicidad paga. Según esta creencia, el algoritmo de Facebook, siempre y cuando sea independiente del contenido, es definitivamente justo.

Y esa creencia es simplemente errónea. Como todos hemos visto, "optimizar para el compromiso" con demasiada frecuencia significa optimizar para la indignación, la polarización, la desinformación falsa. Es cierto que no significa favorecer ningún lado de un problema determinado; pero significa favorecer los extremos, los teóricos de la conspiración, las diatribas histriónicas por todos lados. Significa fomentar la desconfianza, la sospecha y el conflicto en todas partes. Todos lo hemos visto. Todos lo hemos vivido.

La decisión de Facebook de aceptar anuncios políticos independientemente del contenido es esencialmente una extensión lógica de cómo su algoritmo se optimiza para la interacción. Habla de su creencia de que siempre y cuando no emitan un juicio basado en el contenido, su edición continua e incesante de lo que la gente ve y no ve, y por favor llámelo censura si cree que esto es de alguna manera sobre la libertad de discurso - por lo tanto es justo y equitativo. Esta creencia era defendible hace diez o incluso cinco años. No es defendible hoy.

Pero tampoco va a cambiar. El pecado original de Facebook no son los anuncios políticos; está optimizando el compromiso para que sus usuarios vean más anuncios de todo tipo. Eso es lo que debe cambiar para que Facebook se convierta en una fuerza positiva en el mundo ... y también es lo que nunca lo hará, porque ese compromiso es el motor fundamental de su modelo de negocio.


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

SUPPORT PERU AVANTGARDE////APOYA LA AVANZADA PERUVIANA

no especulen prabhus

no especulen prabhus

Pura Miel

Por la plata baila el mono

NO SOMOS IGUALES!!!

NO SOMOS IGUALES!!!

as it is when it was

sonido es sonido

sonido es sonido

)))))))))))))))))))))))))))))))

lefty

lefty

paruro 2020

25 años del I Care Because You Do