feed

MUKI REC

SSR

miércoles, 14 de abril de 2021

UNA CONVERSACIÓN CON DANIEL MARTINETTI AKA DANNY eM :. Se está perdiendo lo artístico en la escena hoy



Daniel Martinetti aka Danny eM es uno de los productores electrónicos de más trayectoria en nuestra escena. Empezó a fines de los 90 apelando a las herramientas y software de aquellos días y no fue sino hasta el 2004 que, ocultándose como ELEGANTE, sorprendió con un memorable y extenso trip de tekno intelligent. Al poco rato Martinetti se reinventaría bajo el paraguas del electroclash dos milero en la forma de SONORADIO, una banda con la cual publicó un disco epónimo, verdaderamente una exquisitez de antología hija de su tiempo: c.f. "Mi computadora".

ELEGANTE Y LA IMPERIAL sería el lógico devenir de Danny, quien ya en sus albores había experimentado con la fusión de sonidos peruanos y ritmos electrónicos. Como casi todo proyecto en vena chicha dub/cumbia step Elegante y la Imperial le ha generado grandes satisfacciones a nuestro invitado de hoy, quien está presto a publicar, esta vez usando el alias de SAEZTTI, "Esplendor Artificial" (Discos Aquelarre, 2021), una rodaja de miel minimal y house que hará más llevadera los días de pandemia y encierro que todavía nos quedan. 

Café del Mar para el covid. 


¿Qué recuerdos de tus inicios con el proyecto IDM Elegante, así a secas, y luego ya con Sonoradio?

Elegante como tal nace en el 2000 al bautizar asi unos tracks que le envié a Giorgio Ardito (Terumo) en algunas conversaciones que teníamos por chat cuando yo estaba viviendo una temporada en California y él en Florida, ya antes de eso desde 1998 había empezado a experimentar con softwares de produccion (Fast Tracker, Impulse Tracker, Mboom, FL Studio) y con experimentación de sonido creando feedbacks interconectando parlantes con controles análogos con la mixer de sonido y descubriendo así diferentes texturas de sonido, entre 2000 a 2004 también publico unos trabajos en los cuales fusionaba vals peruano, landó con música electrónica, hice versiones o remixes si las quieren llamar así de temas como "Cuando llora mi guitarra" (este se puede encontrar en youtube) "Regresa", "Toro Mata" entre otros a los que les prestaron atención entre la pequeña escena que se iba gestando en esa época. También recuerdo las tocadas como las de La Noche de Barranco, Casa España, Looperactiva, y otras más junto a compañeros productores como Audiopixel aka Biomecanico, Rapapay, Rui Pereira, Quinta Caida, Cayo Navarro, Kollantes, El Lazo Invisible, Rafael Pereira, Dante Gonzales, Giorgio Ardito, entre otros, en el 2004 publico mi primer y único álbum titulado Desvaneciendo LP actualmente se encuentra en youtube también, este proyecto lo mantuve hasta el 2008.

Con Sonoradio empiezo en el 2005  oficialmente publicando un tema en un compilado del sello Internerds titulado Dormitorios Electronicos, la canción que publicaron se llama "Mirame Mierda" y era parte de una serie de cosas nuevas que estaba haciendo orientadas al electro, electro clash, influenciado por Cybotron, Adult, Gigolo Records (Giorgio Ardito me introdujo a ese sonido del sello de Dj Hell) luego de eso en el 2006 formo la banda junto a Joi Paredes, Quehit Gamarra en las voces y Juan Carlos Rodriguez en la guitarra (posteriormente entraria Eduardo Fernandez), con esa formacion inicial grabamos nuestro primer y único album llamado tambien “Sonoradio”. Linda época con muchas tocadas divertidas que iniciaron en Mochileros y Oso Bar por cortesía de José Vera que nos permitió tocar ahí y tener nuestros primeros shows inolvidables.







¿Qué rescatas o diferencias de ese momento en la escena en comparación con hoy 2021?

La frescura y las ganas de hacer bien las cosas, lo artístico quizá que se está perdiendo, me parece que ahora todo es más fácil, inmediato y sin mayor trascendencia, obviamente no todo pero sí se puede palpar eso en el ambiente, fuera de eso el sonido ha mejorado mucho

Has pasado por varios alias o proyectos. Cuéntanos sobre Elegante y la Imperial, un acto con el que cosechaste repercusión en varias webs y festivales. 

Este proyecto es como una continuación lógica de Elegante, ya que siempre me gustó la fusión y la exploraba con procesos mas experimentales de composición pero con Elegante quise explorarla desde otro punto de vista más, mezclar también la esencia popular o mantenerla quizá optando por deconstruir menos y  adaptar más mi composición a las canciones que quería trabajar o también trabajar con ritmos reconocibles y crear piezas de música clasificables pero al mismo tiempo originales y con trascendencia al tratar estas siempre de valorar y plasmar las raíces originales, es así que en el 2010 publico el primer trabajo como Elegante & La Imperial titulado "Lundu Lando" que tambien esta disponible en Youtube en su versión original publicada en ese año, en el 2014 publico el primer álbum como Elegante & La Imperial en formato solista que fue editado por Auxiliar sello que había iniciado Rafael Pereira de Dengue Dengue Dengue y álbum que luego lo traspase y re edite independientemente, en ese tiempo también armo una banda para tocar en vivo versiones nuevas de ese álbum adaptadas al nuevo formato en vivo y con letras incluidas. Esta formación está constituida por Fefa Cox en la voz, Max Donagini en La Percusion y Bateria y Hermann Hamann en la Guitarra, en la primera etapa tambien participo Alejandro Leon en el Bajo y en la Co Producción así como también mezcló junto conmigo y fue el ingeniero de sonido en las sesiones de grabación para el segundo álbum que editamos en este nuevo formato por la disquera de Suiza llamada Hawaii Bonsaii ese album se llama ‘Evolucion’ 

Este proyecto tiene buena aceptación y con él he logrado girar por Brasil, Estados Unidos, Ecuador y varias partes del Perú. 

Háblanos de tu nuevo álbum bajo el seudónimo de Saeztti. ¿Qué aparatos usaste, cómo ha sido el proceso de composición, etc?

En mi nuevo album ‘Esplendor Artificial’ se encuentran 10 temas que van desde el espectro IDM, Deep House, Deep Techno, Ambient y más allá,  el proceso de composición ha sido el más artesanal que he tenido re usando grabaciones propias y procesándolas a través de diferentes Mezcladoras de Sonido como la Urei 1620 o por grabadoras de cassette como mi Sansui D99 CW, también he incluido grabaciones de Mandolina tocadas por mi, secuencias de batería electrónicas grabadas en vivo como la TR8 de Roland, Alesis Performance Pad, Sintetizadores como el Volca Keys, Alesis Ion, Yamaha DX7, Korg Poly800, percusiones de maderas grabadas, feedbacks creados analógicamente y guitarra en el último tema del album tocado por Carlos Torres del dúo Solar y Altiplano. Los procesos de produccion tambien algunas secuencias compuestas en la Maschine Studio de Native Instruments así como vocales grabados por mi y procesados a traves de la voice live touch 2 de TC HELICON. Mi forma de composición para este disco fue rudimentario, con un acercamiento tipo amateur muchas veces, totalmente libre y exploratorio pero con técnicas de sonido avanzadas, quería obtener frescura y originalidad.

¿Qué es o por qué Saeztti?

Saeztti es para mi un proyecto más maduro donde convergen sutilmente las influencias de todos mis anteriores trabajos, donde he logrado amalgamar de forma correcta para mi todos estos sonidos para poder crear música con un sonido propio sin limitaciones.

¿Cuáles dirías que son los discos que te fulminaron o marcaron?

Manu Chao Clandestino, µ-Ziq Lunatic Harness, Jega Geometry, Portishead Portishead, Autechre Amber, Chacalon Chacalon y La Nueva Crema, entre otros

¿Cómo te ha afectado la pandemia, da la música electrónica indie para pagarse las facturas?

Es duro, pero creo que los músicos o artistas en general estamos acostumbrados a épocas de vacas gordas y flacas, en esta pandemia de hecho mis ingresos de han visto disminuidos en un 70% y estoy sobreviviendo dictando clases de producción de música electrónica así como de mis regalías por mis canciones.

¿Insumisión o Dioshastío?

Insumision, vale recalcar que conocí Dioshastio por Leo.


jueves, 8 de abril de 2021

Sin moralinas...



El doctor Jones se presentó ante el tribunal como «médico especialista en el campo de la psiquiatría» y como prueba de tal afirmación añadió que desde 1956, año en que entró a formar parte del personal residente en el hospital psiquiátrico del estado de Topeka, Kansas, había asistido a unos mil quinientos pacientes. Durante los dos últimos años había formado parte del personal del hospital que el estado tenía en Larned, como director del Pabellón Dillon, sección reservada a los locos criminales. 

Harrison Smith le preguntó al testigo: 

-Aproximadamente, ¿de cuántos asesinos se ha ocupado? 

-Unos veinticinco. 

-Doctor, he de preguntarle si conoce a mi cliente Richard Eugene Hickock. 

-Sí. 

-Ha tenido ocasión de examinarlo desde un punto de vista profesional? 

-Sí..., he sometido a examen psiquiátrico al señor Hickock. 

-Basándose en su examen, ¿puede decirnos si Richard Eugene Hickock era capaz de distinguir el bien del mal cuando se cometieron los crímenes? 

El testigo, hombre robusto de veintiocho años, con cara redonda pero inteligente y sutil, lanzó un profundo suspiro, como preparándose para una respuesta larga, que el juez inmediatamente le advirtió no hiciera. 

-Limítese a contestar sí o no, doctor. Puede contestar con un sí o un no. 

-Sí. 

-¿Y cuál es su opinión? 

-Creo que según la definición usual el señor Hickock distinguía el bien del mal. 

Así, constreñido como se veía por la ley M'Naghten («la definición usual»), fórmula totalmente ciega a cualquier matiz entre el blanco y el negro, el doctor Jones se veía impotente para contestar de modo distinto. Pero, claro, su respuesta era una contrariedad para el abogado de Hickock quien totalmente desesperanzado preguntó: 

-¿Puede precisar la respuesta? 

Era una empresa desesperada: aunque el doctor Jones estuviera dispuesto a extenderse, el fiscal tenía derecho a oponerse, cosa que hizo, aduciendo el hecho de que la ley de Kansas no permite otra respuesta más que sí o no a la pregunta formulada. La objeción fue admitida y el testigo despedido. Pero si el doctor Jones hubiera podido explicarse detalladamente, he aquí lo que hubiera declarado: 

-Richard Hickock posee una inteligencia superior a la media, entiende con facilidad nuevas ideas y tiene un amplio bagaje de información. Capta rápidamente cuanto sucede a su alrededor y no presenta señal alguna de confusión mental ni de desorientación. Su pensamiento es organizado y lógico y parece establecer un buen contacto con la realidad. Si bien no he hallado los síntomas habituales de lesiones orgánicas cerebrales (pérdida de la memoria, anquilosamiento de conceptos, deterioro intelectual), no por eso ha de ser excluida su existencia. El acusado sufrió heridas de consideración en la cabeza, con conmoción cerebral y varias horas de inconsciencia en 1950, cosa que he verificado en el archivo del hospital. Declara que tiene momentos de pérdida de conciencia, períodos de amnesia y neuralgias desde esa época, y la mayor parte de su comportamiento antisocial corresponde al período que empieza en esa fecha. No se le ha sometido nunca a los exámenes médicos que hubieran probado o excluido definitivamente residuos de lesiones cerebrales. Serían necesarios exámenes clínicos concretos antes de formular un dictamen definitivo... Hickock presenta síntomas de anormalidad emotiva. El hecho de que supiera lo que hacía y de que a pesar de ello prosiguiera, es la más clara demostración de ello. Se trata de un individuo impulsivo en la acción, que tiende a actuar sin pensar en las consecuencias ni en lo que le espera a él y al prójimo. No parece capaz de aprender por medio de la experiencia y presenta un insólito cuadro de períodos intermitentes de actividad productiva seguidos por otros de acciones irresponsables. No puede tolerar los sentimientos de frustración que tolera una persona normal, y no consigue librarse de esos sentimientos a no ser con actividades antisociales... Se tiene en poca estima, íntimamente se cree inferior a los demás y sexualmente inadaptado. Esos sentimientos parecen estar sobrecompensados con sueños de riqueza y poder, con una tendencia a vanagloriarse de sus hazañas, con un excesivo derroche cuando tiene dinero y por el descontento ante el lento mejoramiento que normalmente cabe esperar de un trabajo honrado... La relación con los demás lo intranquiliza y tiene una incapacidad patológica para formar y mantener relaciones personales. A pesar de que profesa una moral corriente, no parece guiarse por ella en sus acciones. En resumen, presenta claras características típicas de lo que en psiquiatría se llama un grave trastorno de la personalidad. Es importante que se tomen las medidas necesarias para excluir la posibilidad de una lesión orgánica cerebral que, si existiera, podría haber influido de modo determinante en su conducta durante estos últimos años y en el momento del crimen. 

Aparte de la arenga formularia al jurado, que no tendría lugar hasta el día siguiente, el testimonio del psiquiatra puso término a la defensa de Hickock. A continuación le tocó el turno a Arthur Fleming, el anciano defensor de Smith. Presentó cuatro testigos: el reverendo James E. Post, capellán protestante de la Penitenciaría del Estado de Kansas; el indio amigo de Perry, Joe james, quien había llegado por fin aquella mañana en autobús después de haber viajado un día y dos noches desde su casa de los bosques del lejano noroeste; Donald Cullivan y, otra vez, el doctor Jones. A excepción de este último, todos se ofrecían como testigos de la personalidad del acusado, personas que iban a atribuirle al acusado algunas virtudes humanas. 

No consiguieron mucho, aunque cada uno hizo alguna observación favorable antes de que el fiscal protestara diciendo que comentarios personales de aquella índole «no eran competentes, ni relevantes y carecían de valor», reduciéndolos al silencio. 

Por ejemplo, Joe James, pelo negro y piel quizá más oscura aún que la de Perry, figura elástica que, con su descolorida camisa de cazador y sus mocasines, parecía haber salido misteriosamente de las sombras de los bosques, dijo al tribunal que el acusado había vivido con él más de dos años. 

-Perry era un muchacho simpático, querido en toda la vecindad; que yo sepa, no hizo nunca nada que no estuviera bien. 

El fiscal le interrumpió aquí y también interrumpió a Cullivan cuando dijo: 

-En el tiempo en que tuve ocasión de tratarle, en el ejército, Perry fue siempre un muchacho muy simpático. 

El reverendo Post sobrevivió algo más porque no intentó alabar al acusado, sino que describió de modo benevolente su encuentro en Lansing. 

-Conocí a Perry Smith cuando vino a mi despacho, en la capilla de la penitenciaría con un dibujo a pastel hecho por él, representando la cabeza y los hombros de Jesucristo. Quería regalármelo para la capilla. Desde entonces está en la pared de mi despacho. 

Fleming dijo: 

-¿Tiene usted alguna fotografía de ese cuadro? 

El ministro tenía un sobre lleno pero cuando las sacó evidentemente para distribuirlas entre los jurados, un Logan Green exasperado se puso en pie de un salto. 

-Con el permiso de Su Señoría, creo que la cosa ha llegado demasiado lejos... 

Su Señoría hizo que la cosa quedase allí. Entonces se requirió la presencia del doctor Jones y después de los preliminares que habían acompañado su primera declaración, Fleming le hizo la pregunta crucial: 

-A partir de sus conversaciones y examen, ¿sabe usted si Perry Smith distinguía el bien del mal cuando tuvo lugar la ofensa que se discute en este juicio? 

Y una vez más, el tribunal advirtió al testigo: 

-Conteste sí o no. ¿Lo sabe usted? 

-No. 

Entre murmullos de sorpresa, Fleming, sorprendido también, dijo: 

-¿Puede explicar al jurado por qué no lo sabe? 

Green objetó: 

-El hombre no lo sabe y basta. 

Lo que era cierto, legalmente hablando. 

Pero si al doctor Jones le hubieran permitido explicar la causa de su indecisión, hubiera declarado: 

-Perry Smith presenta síntomas indiscutibles de una grave enfermedad mental. Su infancia, que él me relató y que yo verifiqué con los informes del archivo de la penitenciaría, se caracterizó por la brutalidad e indiferencia de ambos progenitores. A lo que parece, ha crecido sin orientación, sin amor y sin asimilar nunca un sentido claro de los valores morales... Capta con hipersensibilidad todo lo que sucede a su alrededor y no presenta síntoma alguno de confusión. De inteligencia superior a la media, posee una buena cantidad de información, considerando la escasa educación recibida... En los rasgos de su personalidad, destacan dos claramente patológicos. El primero es su «paranoica» orientación hacia el mundo externo: es receloso y desconfiado, tiende a creer que los demás lo discriminan, que no son justos con él y que no lo comprenden. Hipersensible a las críticas, no puede soportar que se burlen de él. Capta inmediatamente el desprecio o la ofensa y con frecuencia interpreta mal palabras bienintencionadas. Siente que necesita amistad y comprensión pero se resiste a confiar en los demás y cuando lo hace espera ser mal interpretado o incluso traicionado. Al valorar las intenciones y sentimientos de los demás, le es casi imposible separar la situación real de su propia proyección mental. Con mucha frecuencia agrupa a las personas considerándolas en masa hipócritas, hostiles y merecedoras de cualquier cosa que él pueda hacerles. Relacionado con este rasgo, aparece otro, una rabia, siempre presente, pero dominada, que se dispara fácilmente ante la menor sensación de ser engañado, despreciado o considerado inferior. En su mayor parte, los accesos de ira de su pasado se dirigieron contra símbolos de la autoridad: padre, hermano mayor, sargento, funcionario que le concedió libertad bajo palabra; y en varias ocasiones lo impulsaron a una conducta violentamente agresiva. Tanto él como las personas que frecuenta conocen esos ataques de ira que, según dice, «le suben por dentro» y el poco dominio que tiene sobre ellos. Esa rabia, cuando se vuelve contra sí mismo, le provoca ideas de suicidio. La desproporcionada fuerza de su ira y su incapacidad para dominarla o encauzarla, traducen una grave debilidad en la estructura de su personalidad... Además de estas características, el sujeto presenta débiles síntomas de desorden en sus procesos mentales. Tiene escasa capacidad de ordenar su pensamiento, no parece en condiciones de organizarlo o sintetizarlo, perdiéndose en detalles y algunos de sus razonamientos reflejan un contenido «mágico», un desprecio de la realidad... Ha tenido pocos lazos emotivos profundos con otras personas y aun esos pocos no han podido sobrevivir a pequeñas crisis. Siente escasa consideración para con todo aquel que no forme parte de su reducido círculo de amigos y concede muy poco valor real a la vida humana. Su aislamiento emotivo y su indiferencia en ciertos campos es otra prueba de su anormalidad mental. Para un diagnóstico psiquiátrico exacto sería necesario un examen más profundo, pero la actual estructura de su personalidad se acerca mucho a una esquizofrenia paranoica. 

Es significativo que un veterano muy respetado de la psiquiatría legal, el doctor Joseph Satten de la Clínica Menninger de Topeka, Kansas, después de tener una consulta con el doctor Jones, confirmara su diagnóstico de Hickock y Smith. El doctor Satten, que posteriormente prestó detenida atención al caso, sugirió que si bien el crimen no hubiera ocurrido de no producirse una fricción entre los perpetradores, fue esencialmente obra de Perry Smith quien, en su opinión, representa un tipo de asesino que él describió en un artículo: «Asesinato sin motivo aparente. Estudio sobre la desorganización de la personalidad». 

El artículo, aparecido en The American Journal of Psychiatry (julio 1960) y escrito en colaboración con tres colegas, Karl Menninger, Irwin Rosen y Martin Mayman, empieza por definir su tesis: «Tratando de fijar la responsabilidad criminal de los asesinos, la ley intenta dividirlos (como hace con todo culpable) en "cuerdos" y "locos". Se supone que el asesino es "cuerdo" cuando obra según motivos racionales comprensibles aunque condenables; y "desequilibrado" cuando actúa impulsado por motivos absurdos e irracionales. Cuando los motivos racionales son evidentes (por ejemplo, cuando alguien mata en provecho propio) o cuando los motivos irracionales aparecen acompañados de ilusiones o alucinaciones (por ejemplo, el enfermo paranoico que mata al imaginario perseguidor), el problema que se le presenta al psiquiatra es bastante sencillo. Pero los asesinos que parecen racionales, coherentes y controlados pero cuyas acciones homicidas presentan características extravagantes, aparentemente absurdas, plantean un problema difícil a juzgar por las disensiones en los tribunales y de los informes contradictorios sobre un mismo acusado. Nuestra tesis es que la psicopatología de tales asesinos forma, por lo menos, un síndrome específico que intentaremos describir. En general, tales individuos están predispuestos a graves fallos en su autodominio, lo que hace posible manifestaciones abiertas de primitiva violencia, nacida de precedentes y ahora inconscientes experiencias traumáticas. » 

Los autores habían examinado, como parte del recurso de apelación, a cuatro hombres condenados por homicidios sin motivo aparente. Todos ellos habían sido examinados antes de sus procesos y declarados «sin psicosis» y «cuerdos». Tres de ellos habían sido condenados a muerte y el cuarto cumplía una larga condena. En cada uno de esos casos, posteriores exámenes psiquiátricos fueron requeridos porque alguien, ya fuera el abogado defensor, un pariente o un amigo, no había quedado satisfecho con las explicaciones psiquiátricas dadas anteriormente y había preguntado: 

-¿Cómo una persona tan cuerda como este hombre puede haber cometido un acto tan loco como parece el que provocó su condena? 

Después de descubrir a los cuatro criminales y sus crímenes (un soldado negro que mutiló e hizo pedazos a una prostituta, un obrero que estranguló a un chico de catorce años cuando éste rechazó sus proposiciones sexuales, un cabo del ejército que dio muerte a bastonazos a otro muchacho porque creyó que se burlaba de él y un empleado de hospital que ahogó a una niña de nueve años metiéndole la cabeza bajo el agua), los autores analizaban las analogías. 

Los mismos culpables se preguntan por qué han dado muerte a sus víctimas que les eran relativamente desconocidas y en cada caso el asesino parece sumido en un trance disociativo, en una especie de sueño del que despierta «para descubrir de pronto» que está agrediendo a la víctima. «El elemento más uniforme y quizás el más significativo del historial es un descontrol existente desde tiempo atrás, a veces de toda la vida, en el dominio de los impulsos agresivos. Por ejemplo, tres de los hombres, a lo largo de su vida, se enzarzaron en peleas que no tenían nada de normales y que se hubieran transformado en homicidios de no intervenir terceros. » 

Aquí, reproduzco un extracto de otras observaciones contenidas en el estudio: 

«A pesar de la violencia de sus vidas, todos los hombres se veían a sí mismos como físicamente inferiores, débiles e inadaptados. Su historia pone de manifiesto un grave índice de inhibición sexual. Para todos ellos, la mujer adulta es una criatura amenazadora y en dos de los casos existe una declarada perversión sexual. Todos ellos, también, en su infancia sintieron angustia ante el pensamiento de que pudieran considerarlos "mariquitas", poco desarrollados físicamente o enfermizos... En los cuatro casos, existen pruebas de estados alterados de conciencia, frecuentemente relacionados con los arranques de violencia. Dos de los hombres informaron acerca de graves estados de trance disociativo en los que tuvieron un comportamiento incoherente y violento, mientras los otros dos presentan episodios amnésicos menos graves y quizá menos completos. En los momentos de auténtica violencia, con frecuencia se sienten separados o aislados de sí mismos, como si estuvieran contemplando a otra persona... En el pasado de los cuatro hubo sucesos de extrema violencia por parte de los progenitores durante la infancia... Un sujeto declara que "le daban de latigazos siempre que asomaba la nariz"... Otro que recibió muchas palizas para "corregir" su tartamudeo, sus "ataques" y su "mal" comportamiento... Un pasado que refleja una extrema violencia bien imaginaria, bien observada en la realidad o verdaderamente experimentada por el niño, encaja en la hipótesis psicoanalítica según la cual exponer al niño a estímulos abrumadores antes de que sea capaz de dominarlos está estrechamente ligado a defectos prematuros en la formación del yo, y posteriormente, a serios trastornos del dominio de los impulsos. En todos estos casos, había pruebas de graves frustraciones emotivas en la infancia. Estas frustraciones pudieron derivar de la ausencia prolongada o repetida de uno o ambos progenitores, de una vida familiar caótica en que los padres eran desconocidos o de un abierto rechazo del niño por parte de uno o ambos padres por lo que el niño fue educado por extraños... Se notan trastornos en la organización afectiva. Muy sintomático es el hecho de que exhibían una tendencia a no experimentar ira o cólera, asociada a una acción violentamente agresiva. Ninguno experimentó sentimientos de ira en conexión con los asesinatos ni estados coléricos definidos, a pesar de que todos ellos tenían un enorme potencial de agresividad brutal... Las relaciones con la gente son de naturaleza fría y superficial, aumentando el sentimiento de aislamiento y soledad que experimentan. Los demás, en cuanto personas por las que pueden experimentar sentimientos cálidos o positivos (o de cólera), no forman parte de un mundo real... Los tres hombres condenados a muerte demuestran escasísima emoción en lo referente a su suerte y a la de sus víctimas. Culpabilidad, depresión y remordimiento, estaban notoriamente ausentes... Tales individuos pueden ser considerados asesinos potenciales en cuanto poseen una sobrecarga de energía agresiva o un inestable sistema de defensa del ego que periódicamente permite la expresión desnuda y arcaica de tal energía. El potencial homicida puede verse activado, especialmente si se ha presentado ya cierto desequilibrio, cuando la futura víctima es inconscientemente percibida como figura clave de cierta configuración traumática del pasado. La conducta o la simple presencia de esta imagen añade al inestable equilibrio de fuerzas una tensión que tiene como resultado una súbita e irresistible descarga de violencia, parecida a la explosión que tiene efecto cuando una cápsula fulminante enciende una carga de dinamita... La hipótesis de un motivo inconsciente explica por qué el asesino percibe a víctimas inocuas y relativamente desconocidas como elementos provocadores y por consiguiente satisfactorios blancos de agresión. Pero ¿por qué matarlos? La mayoría de las personas, afortunadamente, no reacciona con impulsos homicidas ni siquiera ante gravísimas provocaciones. Los casos descritos, en cambio, tenían predisposición a graves faltas de contacto con la realidad y a una debilidad extrema del dominio sobre sus impulsos durante los períodos de particular tensión y desorganización. En tales momentos, un simple conocido o incluso un desconocido podía perder fácilmente su significación "real" y asumir una identidad en la configuración traumática inconsciente. El "viejo" conflicto se reactivaba y la agresividad asumía rápidamente proporciones homicidas... Cuando se dan tales delitos absurdos, pueden explicarse como resultado final de un período de creciente tensión y desorganización en el asesino, iniciado antes del contacto con la víctima, la cual, pasando a formar parte del conflicto inconsciente del asesino, pone involuntariamente en movimiento su potencial homicida. » 

A causa de las muchas analogías entre el pasado y la personalidad de Perry Smith con los sujetos de su estudio, el doctor Satten no duda de que puede incluirlo en la misma categoría. Las circunstancias del crimen, además, se ajustan exactamente en su opinión al concepto de «asesinato sin motivo aparente». Sin duda, tres de los asesinatos que cometió Smith tenían un motivo lógico: Nancy, Kenyon y su madre tenían que ser asesinados porque Clutter había sido asesinado. Pero el doctor Satten arguye que sólo el primer asesinato importa, psicológicamente, y que cuando Smith atacó a Clutter, se hallaba en un eclipse mental, inmerso en una oscuridad esquizofrénica porque lo que «de pronto descubrió» que lo que estaba destruyendo no era un hombre de carne y hueso, sino «una imagen clave de una configuración traumática»: ¿su padre?, ¿las monjas del orfelinato que se habían burlado de él y le habían golpeado?, ¿el odioso sargento, el funcionario que le dio la libertad condicional prohibiéndole volver a poner los pies en Kansas? Uno de ellos, o todos a la vez. 

En su confesión Smith declaró: «No tenía intención de hacerle daño a aquel hombre. Pensé que era un hombre muy amable. De voz suave. Así lo creí hasta el momento en que le corté el cuello.» Hablando con Donald Cullivan, Smith dijo: «No me habían hecho ningún daño (los Clutter). Como otras personas. Como tantas personas en mi vida. Quizá los Clutter tuvieron que pagar por todos.” 

Parecería que, por distintos senderos, ambos, el psicólogo profesional y el aficionado, llegaron a conclusiones no muy distintas. 


TRUMAN CAPOTE
A sangre fría

1965


miércoles, 7 de abril de 2021

Reseña: UNKNOWN ME - Bishintai (Not Not Fun, 2021)



"Hecho para el mantenimiento de la mente de los habitantes de la ciudad".

En una escena global donde la electrónica se encuentra asaltada por entes formulaicos y aburridos marketeados como si fueran lo más cool del arte actual por sus PR y magazines de siempre es un alivio y un grito de esperanza encontrarse con sellos y bandas como Not Not Fun y los japoneses Unknown Me que persisten en lo suyo, a saber, la música entendida como vida y sustancia no como bagatela ni moda.

Unknown Me son de Tokio y lo integran Yakenohara, P-RUFF, H. Takahashi y Osawa Yudai. Llevan publicados algunos cassette EPs siendo el presente su LP debut. "Bishintai", un kanji compuesto traducible en "belleza, mente, cuerpo", es un delicado viaje por las frecuencias del paraíso. Desde el segundo cero puede uno sentir que el cuarteto japonés es heredero de capos como Flowchart, I Am Robot And Proud y Lackluster

"Bishintai", acuático debut ambiental, es poesía sónica para los días y caídas de hoy. Elaborado en base a sintetizadores, software, voces robóticas, tambores metálicos y cajas de ritmo, entre los colaboradores figuran Foodman, Jim O'Rourke y sus coterráneos Mc.sirafu y Lisa Nakagawa.

Como si los genes de Hayao Miyazaki y el Richard D James del Selected Ambient Works se fusionaran para dar a luz a una corporación de sueños. Así es Unknown Me. Producto de una ética tan simple como sagrada: "en busca de hermosas tonalidades". ¿Vale la pena seguir viviendo? Respóndete después de escucharles.

Wilder Gonzales Agreda


martes, 6 de abril de 2021

Reseña: DÉCIMA VÍCTIMA - "Décima Víctima" Box Set (Munster Records, 2010)




La obra de una formación insólita de breve trayectoria. Entre 1981 y 1984, Décima Víctima se atrevieron con un sonido personal, a pesar de las notorias y fecundas influencias del after-punk británico. Con una producción de dos LPs, un maxi, dos EPs y tres singles, su legado se ha mantenido vivo en la música de otros grupos posteriores que, en algún momento, han rescatado su impronta: Family, Los Panetas, Sr. Chinarro, El Último Vecino... En diciembre de 2010, Munster recopiló su trayectoria en esta caja de tres LPs: los dos álbumes originales, “Décima Víctima” (1982) y “Un hombre solo” (1984), y el inédito “Los que faltan”, compilación de las canciones desperdigadas en los formatos pequeños. José Manuel Caturla elogió aquí este rescate.

Extraído de Rock de Lux (Enero 2011)

El grupo de Carlos Entrena (voz), Lars (guitarra) y Per Mertanen (bajo), y del desaparecido en 1999 José Brena (batería), con Paco Trinidad en la producción, fue lo mejor, y posiblemente lo más incomprendido, que dio España en términos de rock alternativo entre los años 1981 y 1984 (ya por aquel entonces sin demasiada alternativa). Supongo que seguidores, si es que queda alguno con ganas, de gente como Derribos Arias y Parálisis Permanente, o de bandas de segunda generación y similar sensibilidad como Golpes Bajos y Claustrofobia, tendrían algo que decir al respecto. Pero admitiendo que no todo lo que hizo el cuarteto madrileño-sueco fue indiscutible, es obvio que su nivel escaló de excelente a mint en apenas tres años con unas referencias musicales tan inesperadas como Duane Eddy, Morricone o los New Order de “Movement” (1981). La realidad interrumpió, empero, su momento álgido. Quizás oportunamente, quién sabe. En cualquier caso, no creo que cansados de bostezar.

Munster, con permiso limitado de Warner Music/DRO a seiscientas copias, hace por fin justicia al olvido en el que han estado sumidos Décima Víctima durante más de veinticinco años. Un océano de oportunismo mercantil (el de segunda mano) y ausencia discográfica solo interrumpida puntualmente en 1991 con la versión que hicieron del tema “Europa” junto a Derribos Arias para el homenaje a Poch “El chico más pálido de la playa de Gros”, y en 1994 con “Resumen”, un interesante recopilatorio diseñado gráficamente por un alumno aventajado de Entrena llamado Javier Aramburu (Family), quien, por cierto, llegó a versionar junto a Fangoria la genial “El signo de la cruz” en un flexidisc de 1992.


El diseño de la presente reedición ha corrido a cargo de Lars Mertanen con la ayuda de su hermano Per y de Entrena. Los tres han colaborado también estrechamente en unos textos que abarcan toda la información relevante del grupo, incluida una lista completa de conciertos. La caja consta de tres LPs en vinilo negro: los dos originales, sin añadidos, conservando sus diseños primigenios, y un tercero, apropiadamente titulado “Los que faltan” (con un borroso Brena en la portada), que reúne el resto de temas desperdigados en otros formatos (entre ellos, el hit de culto “Tan lejos”), además de dos maquetas (una de ellas, “El sueño”, ya apareció en “Resumen” como bonus track), y un inédito, “Bajo un cielo abierto”, última canción compuesta por la banda. El sonido de todos los temas ha sido mejorado, algo que se aprecia en las primeras grabaciones. Así, canciones como “Fe en ti mismo”, “Desde el acantilado” y “Decisión”, de “Décima Víctima” (1982), han cobrado brillo a pesar del exceso de flanger.

Para “Un hombre solo” (1984), los Mertanen y compañía dejaron el artificio para edificar arte, mejorando su propio estilo hasta niveles solo esbozados con anterioridad. Entrena depura su dicción. Las historias se imponen a las sensaciones, la realidad a los sueños, la esperanza a la depresión. “Un hombre solo” aborda los itinerarios de la soledad, el abandono y otros temas de la existencia sin sombra de afectación, con un castellano sencillo y poético, preciso y maduro, sin flecos siniestros, con sinceridad... aldeana. Algo solo reservado a los más grandes. La envolvente y rotunda maquinaria rítmica de los músicos ejecuta con concisión unas melodías circulares, abrasivas y, al fin, demoledoras. Grabado seis meses después de la disolución del cuarteto, Décima Víctima cerraron su historia de forma semejante a Joy Division, es decir, con una obra maestra post mórtem (¡y mejor vestidos!). Aunque a diferencia de “Closer” (1980), en “Un hombre solo” se entremezclan comienzo y final.


DRAMÓN :. Neo ambient rock brasileño



Dramón, lanza su primer full álbum, Àspero. El disco exalta experiencias íntimas y enigmáticas valiéndose de influencias como Massive Attack, DJ Spooky y la entropía sónica de Main.


Con etiquetas como fourth world music, post rock y rock ambiental Dramónalter ego del músico y productor brasilleño Renan Vasconcelos, se estrena con un debut cargado de horizontes sombríos tal cual corresponde al 2021. Aterrizados en la mega ciudad de Sao Paulo sentimos la lucha diaria ante el avasallador realismo capitalista en mapas de derrotas y nuevos comienzos. La guitarra perfila una melancolía cargada de furor, abstracción y hartazgo. Vasconcelos ha bebido tanto de Codeine o Slint como de Tricky o GodSpeedYou!BlackEmperor, lo cual le permite manejar la composición/creación de una forma por demás peculiar. No se conforma con copiar como el que más. Tiene el tino y buen gusto de elaborar a cada paso un sonido propio. 

Rodeados de seudo artistas como vamos necesitamos de músicos como Dramón, iconoclastas que con sus composiciones hechas a base de sesos, corazón e inventiva nos demuestran que son la verdadera escena latinoamericana. Publicado por Sinewave de São Paulo/Brasil.


lunes, 5 de abril de 2021

Runzelstirn & Gurgelstock o ¿cómo producir arte que confronte sin crear una farsa?



Eb.er sitúa directamente a Runzelstirn & Gurgelstock bajo los auspicios del accionismo. Sus interpretaciones no son conciertos, sino «pruebas y entrenamientos psico-físicos», en las que tanto las pruebas como los entrenamientos están dirigidos al intérprete y al público. La idea no es el choque y la confrontación, sino la disciplina y la concentración, unidos a una voluntad constante de dejar perplejo. Eb.er y su cómplice, Dave Phillips, chocan sus caras contra platos de espagueti (dentro de los cuales se han incorporado micrófonos de contacto) a un ritmo cada vez más acelerado. Eb.er aporrea un piano y balbucea deteniéndose únicamente para descargar una pistola que, según descubrirá el público, está cargad a con cartuchos de fogueo. Una mujer con un tubo insertado en el ano chilla tristemente, mientras Eb.er sopla por él al son de un acompañamiento de cuerda elegiaco. Eb.er se esfuerza ardientemente para extraer sonidos de un pescado muerto sobre una mesa con micrófonos de contacto incorporados. Tres japonesas son grabada s mientras beben líquidos de colores que, posteriormente, vomitan en tazones en una secuencia orquestada. O menos ostentosamente, pero de manera aún más impactante, Eb.er se sienta en un taburete teniendo puesta una peluca de mujer y masticando ansiosamente un cable eléctrico mientras Joke Lanz, con una máscara de látex, hace guardia de forma amenazante junto a él, sujetando en su hombro lo que parece ser una radio antigua, al tiempo que suena a su alrededor el zumbido de las moscas. Estos experimentos absurdos, de breve duración pero invariablemente situados en el punto de inflexión entre la comedia y la provocación intolerable, han provocado que Eb.er reciba el oprobio de músicos experimentales serios, quienes gustosamente los rechazan como maniobras para llamar la atención. Pero Eb.er está dispuesto a llegar muy lejos a la hora de idear y ejecutar estos trucos, por no mencionar las dificultades exorbitantes que esto le genera con frecuencia, lo que contradice inmediatamente la acusación de facilidad. Aquí, lo que se ridiculiza es el misticismo fácil de aquéllos que santificarían la experiencia musical -más específicamente, la experiencia de escuchar música experimental, tanto si está compuesta, como si es improvisada- como un fin puro en sí mismo: ésta es la mística engañosa de la experiencia estética como constructo ético-político. Lejos de ser un mero pretexto, el componente del público en estas acciones es tan importante como su aspecto visual y proporciona la materia prima para las grabaciones de R&G .

Se trata de ejercicios editados meticulosamente en variación discontinua, que son constantemente reciclados para otras interpretaciones. Al igual que la de Shave, la música de R& G se caracteriza por secuencias estructuradas intrincadamente por eventos sónicos discretos y conjuntados en series divergentes: suspiros, jadeos, eructos, gruñidos, arcadas , ladridos, rugidos; perros, gallos, acordeones, tirolesas, cuerdas, pianos, metales; gritos, bramidos, ruidos sordos, alaridos y serruchos; cada serie puntuada por intervalos de silencio precisos que, a su vez, son hechos añicos periódicamente por crescendos de gemidos procesados que mutan y pasan a ser coros de sonidos ululantes y lastimeros. El sonido de las arcadas es seguido por el de carne apalead a y rotura de huesos; suaves susurros acústicos vienen acompañados de explosiones violentas de música retumbante sintetizada. La oscilación perpetua entre las travesuras infantiles y la malevolencia psicótica es, al mismo tiempo, cómica y extraña. Eb.er describe su procedimiento de edición de este modo: 

En Suiza utilicé lancetas y escalpelos, elementos casi quirúrgicos. Cortar, cortar, cortar, volver a coser. Hacía un agujero y permanecía allí, con todas esas hojas, cintas y tijeras. No quería provocar confusión; únicamente introducir el cuchillo en el sonido de lo que hacía y grababa, dentro y fuera. Lo que oís en R&G es real. La acción y su cuerpo. Simplemente corto partes del cuerpo, las coso mal y las vuelvo a cortar; en esa secuencia, quince años de sonidos R&G se dividen y se dividen, crecen y crecen. Hice crecer mis sonidos «biológicamente», como células que se dividen. Cortar y dejar crecer.




Esta metástasis quirúrgica encuentra su eco en las pinturas de Eb.er: descripciones oníricas de abyección psíquica en las que formas orgánicas e inorgánicas están sometidas a metamorfosis cancerígenas. Un Mickey Mouse transexual luciendo genitales desfigurados se tumba con abandono pornográfico. Un a escolar japonesa con la cabeza rota y un único pecho prominente mira inexpresivamente mientras un paisaje enfermo bosteza a través del orificio que hay en su cara. Algunas de estas anomalías anorgánicas recuerdan a las dismorfias sexuales de las obras de Hans Bellmer pero las pinturas de Eb.er están ejecutadas con una perfección técnica de un nivel tan elevado como la de artistas tales como Nigel Cooke. ¿Son pinceladas de un trastorno mental inventado y, por consiguiente, no auténtico? ¿O son genuinamente psicóticas pero, por tanto, síntomas estereotipados? El exceso de familiaridad ha convertido la iconografía del accionismo vienés en algo banal: sangre, gore y transgresión sexual son ahora elementos básicos de mal gusto del entretenimiento. Irónicamente, incluso el art brut nos parece ahora formulaico. Pero la mezcla juiciosa de Eb.er de lo inusual con lo animado y sus inquietantes transposiciones de trastornos psíquicos en bufonadas infantiles, traicionan una sospecha de estereotipo y una lucidez sobre la complicidad no eliminable entre la voluntad y la compulsión, la perversidad y la patología. La adopción de una ambigüedad de este tipo es el riesgo voluntario asumido por un hombre agudamente consciente de las paradojas derivadas de su propia mot d'ordre: «arte, no crimen». 

A este respecto, el planteamiento de Eb.er es el síntoma de una táctica más que un dilema psiquiátrico: ¿cómo producir arte que confronte, sin crear una farsa?; ¿arte que sea inequívoco en su negativa a apaciguar o aplacar? «No nos preocupamos por las conductas, las normas, ni la civilización. No quiero unas nuevas. No quiero ninguna. Adiós». Es probable que una negativa ejemplar de este tipo sea, al mismo tiempo, reprendida por su irresponsabilidad y tratada con condescendencia por su carácter aberrante, patológico. Abjura de las condenas morales de la psicosis social, así como de las reivindicaciones patéticas del victimismo. Pero, ¿quizá un psicótico lúcido respecto al grado en que la sociedad fabrica su distanciamiento resulta ser un animal político más peligroso que cualquier artista comprometido y que cualquier lunático auténtico?


RAY BRASSIER
La Obsolescencia del Género en "RUIDO Y CAPITALISMO"

Reseña: PRINS THOMAS - Príncipe del Norte (Smalltown Supersound, 2016)



Cosmic disco etéreo y minimal. Ideal para devotos de Manuel Göttsching, The Orb y Future Sound Of London.


Hay una historia larga y diversa de álbumes ambientales en formato extendido. Con "Principe Del Norte", Prins Thomas contribuye con un esfuerzo particularmente optimista a esta tradición, como una fiesta de baile larga y funky para uno. El productor noruego y entusiasta del “space-disco” ha preparado una grabación descomunal, con una duración de cuatro LP, con títulos de canciones que corresponden a sus respectivas caras de vinilo. El álbum nos adentra en una cueva de cristal de sintetizadores, donde las texturas moduladas brillan, palpitan y rumian. En definitiva, es una obra de nostalgia sonora, que busca revivir una era primitiva en la música electrónica.

Brian Eno una vez proclamó que la música ambiental debería ser "tan ignorable como interesante". El último esfuerzo de Prins Thomas lucha por encontrar este equilibrio, las canciones son demasiado animadas para ser ignoradas y la cascada de sintetizadores es positivamente fascinante. Ambient o no, "Principe Del Norte" rebosa de una calidez brillante y singular. Es un descarado regreso a las fronteras de la electrónica, una aventura épica a través de paisajes sonoros cristalizados. El álbum teje un tapiz caleidoscópico que siempre está floreciendo.

Thomas se reafirma como adorador de los míticos Can y de Tangerine Dream, pero también de KLF, Michael Rother y The Orb. El caso es que este álbum contiene nueve temas tan largos -entre ocho y catorce minutos- que sin duda saciará a sus muchos acólitos y, quizá, agotará a los que no lo son tanto. Sintetizado, psicodélico, progresivo y yonqui: te hará viajar por países pequeños y continentes grandes, sin necesidad de salir de debajo del edredón.

FUENTE: Internet


domingo, 4 de abril de 2021

MUSIC TO LIVE BY :. BROADCAST - Todas las voces dentro de una



POR JUAN MONGE
Extraído de Rock de Luxe (2011)

Tras haber contraído el virus H1N1 en Australia y después de que los médicos trataran de curar durante semanas una neumonía que no remitió, Trish Keenan murió el 14 de enero de 2011. Su voz iluminó el eco infinito de Broadcast, una aventura que tendió puentes entre la psicodelia, la escritura automática, el BBC Radiophonic Workshop, el ocultismo, la electrónica rudimentaria y el pop en discos que son como el recuerdo de cosas que no pasaron. Juan Monge despidió a Trish Keenan con este artículo.


En apenas unas horas, las palabras de Crystal Summers, alguien que aseguraba ser hermana de Trish Keenan y que advirtió en varias redes sociales que Trish no podría cantar durante un tiempo, puesto que estaba enferma y los tubos de una sonda nasogástrica le habían dañado la garganta, revelaron toda su gravedad cuando al día siguiente Warp –el sello que ha editado prácticamente todo el material de Broadcast y que planeaba lanzar su último trabajo– confirmó la muerte de Trish. La noticia y las condolencias se reprodujeron durante días en internet y distintos medios de comunicación, concediendo una atención y una relevancia al grupo que ellos jamás hubieran imaginado. Había algo en Keenan, en su voz, que traspasaba la frontera de lo que se puede explicar: parecía detener el tiempo, atraparlo, para manejarlo a su antojo.

Trish y James Cargill, su marido y la otra mitad de Broadcast, perseguían las pistas de un mundo en un plano distinto al nuestro. Perfeccionistas y escrupulosos en el estudio, llevaban meses retrasando la edición de su nuevo álbum, todavía inédito. Hace tres años que se mudaron a Hungerford, un pueblo de la campiña inglesa, famoso por la masacre a manos de un chico que en 1987 disparó contra decenas de personas, hiriendo a quince y matando a dieciséis. Keenan y Cargill habían huido del precio abusivo de los alquileres en Birmingham y encontraron un lugar para dejar crecer ese mundo extraño, construido con falsas coincidencias, en los límites de lo que podemos comprender, que se revolvía en sus discos.

En la entrevista que Joseph Stannard publicó en ‘The Wire’ en 2009, Trish contó que hasta “Investigate Witch Cults Of The Radio Age” (Warp, 2009), el disco que grabaron junto a The Focus Group, pensaba que sus letras reflejaban su visión del mundo, tratando de entenderlo, pero que desde que vivía en Hungerford algo había cambiado en su forma de expresarse. Sentía que había muchas voces, muchas personas dentro de ella y estaba decidida a dejarlas salir.

Steve Perkins y Roj Stevens habían abandonado Broadcast al terminar la grabación de “The Noise Made By People” (Warp, 2000), su primer álbum, y el guitarrista Tim Felton lo hizo después de “Haha Sound” (Warp, 2003) para formar Seeland junto a Billy Bainbridge (Plone). Solos, Trish y James fueron acercándose cada vez más al centro de su sonido, obsesionados con la idea de acortar la distancia entre su subconsciente y sus canciones. Querían dar vida a una música impulsiva, irracional. Editaron en Warp los dos volúmenes de “Microtronics” entre 2003 y 2005, en dos EPs en formato de CD de tres pulgadas, con cortes de library music de apenas un minuto, pero no era necesario que experimentaran con los sonidos para hacer palpable una curiosidad que alimentaba su música desde sus primeros singles, y que Trish dirigía. Su voz advertía un camino secreto dentro de sus canciones. Era una vía soterrada, cubierta por lo que pasaba en su música, un idioma que fluía por debajo del sonido de la banda, de la electricidad y las baterías.








Como si las palabras que cantaba encerraran otras palabras; su voz era un imán que fue adueñándose de Broadcast: su influencia sobre la música crecía con cada disco, con los años, haciendo que el sonido girara cada vez más hacia ella, orbitando a su alrededor, hasta descubrir todo su poder en “Tender Buttons” (Warp, 2005), marcando un nuevo comienzo para Broadcast. Las personas junto a las que habían grabado “The Noise Made By People” o “Haha Sound” ya no estaban, y Cargill y Keenan se inclinaron por otra forma de hacer música, más cercana a la improvisación. Trish escribió las letras de las canciones de “Tender Buttons” de forma aleatoria, juntando palabras al azar como en un poema dadaísta y dejando correr el subconsciente, componiendo las letras con fragmentos de textos que había escrito de forma automática, inspirada por los autores del surrealismo. Sin embargo, ninguno de los dos pretendía una ruptura tan clara con el sonido de sus otros discos. Los temas que acabaron llenando el álbum eran esbozos sobre los que pensaban escribir arreglos, para tocarlos con un grupo que nunca llegaron a formar. Aquel disco terminó por ensanchar los cauces por los que corría una materia ajena a las referencias que habían marcado sus trabajos anteriores y que se desbordó en canciones con vida propia.

De algún modo, “Tender Buttons” era el reverso en blanco y negro a todo el color que las formas del pop de los sesenta y la psicodelia habían estampado en sus otros discos; el manifiesto de esa revolución silenciosa que Trish había cometido en la música de Broadcast, puede que sin ni siquiera saberlo. Su personalidad se había llenado de una luz que el sonido ya no tenía, como si ella se hubiera alimentado de eso, dejando los restos: ritmos secos, electricidad estática y teclados distorsionados. La discografía de Broadcast describe exactamente eso: cómo el sonido pierde carácter y cómo Trish lo transforma, dejando que su presencia crezca hasta reinar sobre todo lo demás. Pero hubo un salto en esa lógica: “Investigate Witch Cults Of The Radio Age”, el trabajo que James y Trish grabaron junto a Julian House, el encargado del diseño de las portadas de todos los discos de Broadcast, dueño del sello Ghost Box y único responsable del collage de sonidos de The Focus Group. Keenan y Cargill le mandaron todo tipo de material a House: improvisaciones de media hora, fragmentos de canciones más definidas, grabaciones de campo, sampleados y loops. Trozos de canciones que House fue llenando y que los tres acabaron de montar en un fin de semana. Keenan volvió a utilizar las técnicas del automatismo surrealista para escribir las letras, dando lugar a las voces de personajes que hablaban a través de ella. Aunque conocía el título del disco, que los tres tomaron como un concepto fijo: querían adaptar la idea de una fiesta de brujas al sonido, representándola. Tenían en la cabeza las imágenes de “La maldición del altar rojo” (Vernon Sewell, 1968) y la historia de “El maestro y Margarita” de Mijaíl Bulgákov, y las utilizaron para recomponer su propio ritual.

El disco marcó el inicio de una nueva etapa en Broadcast que tuvo una continuación breve con más material compartido con The Focus Group en el siete pulgadas “Study Series 04: Familiar Shapes And Noises” (Ghost Box, 2010), dentro de la colección temática que House edita en su sello, y que ha evolucionado en un cuarto álbum que Trish y James grabaron antes de que ella muriera, de título todavía desconocido, y cuya edición es una incógnita que Warp aún no ha despejado. Broadcast lo hubieran presentado en directo en la próxima edición del Primavera Sound en Barcelona.


SEIS CARAS DEL POP MULTIDIMENSIONAL

“Work And Non Work”

(Warp, 1997)



El estreno de Broadcast en Warp recapitula sus primeros pasos con una colección de canciones de los singles y el EP que habían publicado hasta el momento, desde 1996: “The Book Lovers” y el siete pulgadas “Living Room” / “Phantom”, aparecidos en Duophonic, el sello de Stereolab, y el single “Accidentals”, editado originalmente en Wurlitzer Jukebox. A pesar de las constantes comparaciones con la banda de Laetitia Sadier, estos primeros temas ya exhiben una cualidad magnética e hipnótica que los distingue como una formación diferente –aunque es cierto que comparten influencias con Stereolab, la banda de Londres utilizaba más las jams para construir sus temas, mientras que las canciones de Broadcast parecían sostenerse sobre estructuras cerradas– y que nunca abandonó su sonido, simplemente cambió de forma.


“The Noise Made By People”

(Warp, 2000)



Hay algo extraño en el primer álbum de Broadcast, en la voz de Trish Keenan: parece más la de una cantante que se guía por el recorrido que van dejando los instrumentos, ocupando el espacio reservado para ella, que el centro de gravedad que llegará a ser en los siguientes discos. Aunque eso no hace precisamente de “The Noise Made By People” un disco peor. El equilibrio entre el pop de salón con sofá de escay y ambientes más difíciles de respirar, dosificados con la precisión de un químico alemán en interludios que son como bandas sonoras de películas de ciencia ficción en miniatura (“Minus One”, por ejemplo), da fuerza a una lista de canciones envidiable, siempre por redescubrir, con la estupenda “Come On Let’s Go” a la cabeza.


“Haha Sound”

(Warp, 2003)



Grabado entre el estudio que James Cargill montó en su apartamento y una iglesia donde registraron las baterías de Neil Bullock, “Haha Sound” avanza en la dirección de “The Noise Made By People”, en esa recreación del pop de los sesenta con la que descontextualizan el sonido para hacerlo propio, más denso y personal. Casi todas las canciones respiran un imaginario heredado de “Valerie y su semana de las maravillas” (Jaromil Jires, 1970) y otros títulos del cine fantástico europeo, y la voz de Keenan empieza a primar sobre el sonido, dominándolo, construyendo escenas imposibles con su forma de cantar, más que con las palabras. Considerado por muchos su mejor disco, hay huecos en estas canciones que avecinan la sombra de un estancamiento que, por suerte, no tendría lugar.


“Tender Buttons”

(Warp, 2005)



Cargill y Keenan tuvieron que quedarse solos en Broadcast para encontrar la forma de volcarlo todo en sus canciones. Y lo hicieron aprendiendo a escribir sin pensar, jugando a improvisar con cajas de ritmos y teclados, ensuciándolos con electricidad y distorsión, para levantar verdaderos himnos de pop sucio de la categoría de “Black Cat”, “Corporeal”, “America’s Boy” y “Michael A Grammar”: la cima de su visión sobre todo lo que puede llegar a pasar en una canción. Aunque sus planes contemplaban transformar estos temas en algo completamente distinto con una banda, la imposibilidad de hacer que esa idea se materializara los obligó a dejarlas en su versión más básica. Ya desde el primer momento queda claro que no fue un error: “I Found The F” es la canción que no fueron capaces de grabar para “Haha Sound”.


“The Future Crayon”

(Warp, 2006)



Un recopilatorio que comprende todas las caras B que Broadcast acumularon entre los EPs “Extended Play” (Warp, 2000), “Extended Play 2” (Warp, 2000) y los singles “Echo’s Answer” (Warp, 1999), “Come On Let’s Go” (Warp, 2000) y “Pendulum” (Warp, 2003), algunas de las cuales están entre sus mejores canciones: “Illumination” (alguien dijo que era como una ruptura a cámara lenta y tenía razón), “Where Youth And Laughter Go” y las instrumentales “Chord Simple” y “Belly Dance”.


“Investigate Witch Cults Of The Radio Age”

(Warp, 2009)


Grabados junto a Julian House (The Focus Group), estos veintitrés cortes son postales sonoras que hablan de una fiesta de brujas en una mansión donde Broadcast tocan para ellas y House inicia el ritual. Y algo parecido fue lo que ocurrió: Keenan y Cargill grabaron fragmentos de música dejando sitio a los sampleados y las manipulaciones del sonido de House. Pese a que el resultado roza los cincuenta minutos, Cargill y Keenan nunca dejaron de considerarlo un EP. Puede que este disco fuera el paso previo al cambio de planteamientos que podría haber dado forma a ese nuevo álbum cuya edición todavía está en el aire. La melodía y el ritmo se diluyen en ráfagas de muestras y sonidos, el formato canción pierde casi toda su importancia y las partes de cada tema reaccionan unas con otras en el cerebro del oyente.

WILDER GONZALES AGREDA - Mi Frecuencia (Superspace Records, 2014)

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

SUPPORT PERU AVANTGARDE////APOYA LA AVANZADA PERUVIANA

¡por siempre!

¡por siempre!

no especulen prabhus

no especulen prabhus

Por la plata baila el mono

as it is when it was

sonido es sonido

sonido es sonido

)))))))))))))))))))))))))))))))

lefty

lefty

paruro 2020

NARNIA RULZ DICES??

NARNIA RULZ DICES??
"EL GLAMOUR ES EL AURA DE LOS IMBÉCILES"