feed

SSR

martes, 21 de septiembre de 2004

Tarea de la Ruiz.

En un curso que llevo en la universidad Antonio Ruiz de Montoya nos dejaron de práctica hacer un cuento. Lo posteo aquí porque el mismo tiene que ver harto con la música.
Advierto que lo mío es la poesía y no la narrativa. En fin.
-------------------------------------------------------------------------
Taller de Creación Literaria.
Práctica #1

El día había sido demasiado largo para Augusto, así que cuando abrió la puerta principal de su casa saludó secamente a sus padres, ellos lo miraron extrañados pero sabían que su hijo menor era el especial de la familia, no hubo problemas con ellos. Subió raudamente a su dormitorio, una vez ahí depositó su humanidad en la cómoda cama. Era un frío y húmedo día de invierno. Augusto no pudo evitar pensar en los pequeños sucesos que le ocurrían todos los días en la universidad, para él eran sólo nimiedades, se decía a sí mismo “¡bah!, es un desperdicio de tiempo asistir a ese antro de pavos reales”; quizá era por ello que había decidido dar lo mejor de sí a la música, a la que amaba por sobre todas las cosas.

Estaba así pensando cuando recordó a sus amigos, él los llamaba, para sí, compañeros de viaje. Se trataba de otros jóvenes artistas que como él, vivían aferrados a los voluptuosos mundos que la música post-rock les ofrecía a cambio de su genuina devoción. El sonido del teléfono interrumpió sus divagaciones.

- ¿Aló? –dijo Augusto.
- ¡Hola, soy Chris! –le contestaron.
- Qué tal, qué te cuentas…
- Te llamo porque hoy viene el polaco y quería saber si podías acompañarme al aeropuerto a recibirlo.
- Ummm… puede ser… ¿a qué hora hay que estar ahí?
- El vuelo llegará a las 11 p.m.
- No, definitivamente no puedo… pero mándale mi saludos a Karkowski… de todas formas nos vemos en su concierto… Chao.
- No problem. Chao –contestó Chris.

Zbigniew Karkowski era el visitante que arribaría ese día a su patria, se dedicaba a hacer música y viajar alrededor del mundo dando conciertos. A Augusto le parecía genial que, además, lleguen este tipo de visitas al Perú. No pudo evitar pensar en su centro de estudios y se dio cuenta que ahí nadie conocía a este ilustre transgresor, es más nadie siquiera sabía del tipo de música que Karkowski hacía. Augusto no podía evitar sonreír cuando oía a uno de los profesores decir, en sus clases, que la vanguardia musical, en la actualidad, no existía. “Realmente -pensaba- esa universidad es un antro de decadencia”.

Así estaba Augusto en su habitación cuando de repente le vino las ganas de escuchar algún disco. Miró entre sus cajas y escogió el “En cielo de océano” de sus compatriotas Silvania. Puso play y cerró los ojos, como solía hacer cada vez que quería tener una experiencia inolvidable.

El disco en cuestión duraba 33 minutos, a lo largo de los cuales descubrió parajes exageradamente etéreos y llenos de color. Sentía que había pasado un gran portal que lo comunicaba con algo que era, para él, superreal. Las visiones llegaban a su interior, una tras otra, durante los 33 minutos que él sintió como si hubiesen sido mil años. Cuando “Marlene de las galaxias” dejó de sonar, Augusto exclamó feliz: “Yeah, todos somos dioses en mi patria”.

Wilder Gonzales A.

domingo, 19 de septiembre de 2004

La Antártida: I've been there!!



Hace años, cuando estudiaba Comunicaciones en otra universidad, mis amigos post-rockers se habían conseguido varios discos de Windy & Carl, a mí me agradó bastante el "Drawing of Sound" -al cual considero su mejor obra-, me impresionó el "Portal" y hubo un disco que se me hacía sumamente extraño, ese era el "Antarctica".

Hoy, varios años después, he vuelto a compenetrarme con ese álbum y lo encuentro grandioso. Me parece que el primer track -alrededor de 20 minutos- es bien transgresor e innovador. Es como un cruce entre los Spacemen 3 más aletargados y el Brian Eno más etéreo, un matrimonio perfecto. Los otros temas son la puesta al día de los logros de discos como el "Apollo" del mismo Eno -pero esta vez utilizando otros aparatos- guitarras soñadoras esculpidas con bellos efectos que hacen que los Slowdive parezcan un grupo de rock más.

Los temas en este disco son generosamente extensos, si bien sólo son 3 tracks -"Antarctica", "Traveling" y "Sunrise"-, lo cual permite que nos sintamos como en un hermoso y angelical trip o en una hiperreal visión. A lo largo de su carrera la dupla Weber-Hultgren han demostrado que dominan el lenguaje de las estrellas-rosas como sólo unos iluminados pueden lograrlo.

Oh, I feel so fine!!!

Hace poco utilicé el "Drawing of Sound" como una canción de cuna. Fue genial. Y este "Antarctica" me sigue pareciendo encantadoramente extraño -al menos el primer track, pues los otros son de un feeling que conocí siendo adolescente- pero sé que es un lugar que me pertenece.




Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

SUPPORT PERU AVANTGARDE////APOYA LA AVANZADA PERUVIANA

barbarismos

ANTHOLOGY OF EXPERIMENTAL MUSIC FROM PERU

rojo 2

SUPERSPACE RECORDS RADIO 24/7 >>> CLICK ON THE LOGO

perú post indie

Haz el ejercicio de pasear una tarde por la plaza del Cuzco, siéntate a la vera de su fuente y distinguirás entre cuzqueños, entre las decenas de argentinos hippies (muchos realmente insoportables), unos cuantos chilenos y de esa pléyade de "gringos" -que vienen dispuestos a ser estafados, bricheados, etc-, a unos curiosos especímenes: los limeños.
Contrariamente a lo que creemos los hijos de esta tierra, lo primero que nos delatará será nuestro "acento". Sí, querido limeño, tenemos acento, un acentazo como doliente, como que rogamos por algo y las mujeres, muchas, además un extraño alargamiento de la sílaba final. Pero lo que realmente suele llamarme la atención es la manera como nos vestimos para ir al Cuzco, porque, el Cuzco es una ciudad, no el campo. Tiene universidades, empresas, negocios, etc. Siin embargo, casi como esos gringos que para venir a Sudamérica vienen disfrazados de Indiana Jones o su variante millenial, nosotros nos vestimos como si fuésemos a escalar el Himalaya. Ya, es verdad que el frío cuzqueño puede ser más intenso que el de la Costa -aunque este invierno me esté haciendo dudarlo- pero echa un vistazo a todo tu outfit: la casaca Northfake, abajo otra chaquetilla de polar o algo así de una marca similar, las botas de montañista, tus medias ochenteras cual escarpines, todo...
Y es que esa es la forma como imaginamos la Sierra: rural, el campo, las montañas, aunque en el fondo no nos movamos de un par de discotecas cusqueñas. Es decir, bien podrías haber venido vestido como en Lima con algo más de abrigo y ya; pero no, ir al Cuzco, a la sierra en general es asistir a un pedazo de nuestra imaginación geográfica que poco tiene que ver con nuestros hábitos usuales del vestido, del comportamiento, etc. Jamás vi en Lima a nadie tomarse una foto con una "niña andina" como lo vi en Cuzco y no ha sido porque no haya niños dispuestos a recibir one dollar por una foto en Lima, pero es que en Cuzquito (cada vez que escucho eso de "Cuzquito" me suda la espalda) es más cute. Ahora, sólo para que calcules la violencia de este acto, ¿te imaginas que alguien del Cuzco -Ayacucho, Huancavelica, Cajamarca o hasta de Chimbote- viniese y te pidiera tomarse una foto con tu hijita, tu sobrino, o lo que sea en Larcomar para subirlo a Instagram o al Facebook? ¿Hardcore, no?


FRED ROHNER
Historia Secreta del Perú 2

as it is when it was

sonido es sonido

sonido es sonido

)))))))))))))))))))))))))))))))

lefty

lefty
¡Feliz Año Nuevo 2022!, les desean Slavoj Zizek y el lumpemproletariado de San Marcos. 😃 ¡POR EL REGRESO DE LA FILOSOFÍA A LOS COLEGIOS!

nogzales der wil

EL LENGUAJE: UN DISCURSO SIN CANCIÓN.

No queremos sus diccionarios, o su dicción, llenos de palabras que oprimen, que humillan y controlan. Ellos usan esas palabras para proteger a los suyos, siendo su jerga un código morse secreto cuyo objetivo es conservar su privilegio y poder social. De modo que para poder comprender la sociedad, debemos comprender sus ingredientes, las habilidades y los métodos de las personas que se comunican mediante el lenguaje tan solo para controlar y confundir. Para ser incluso capaces de soñar con cambiar la sociedad y el tenaz agarre de estas personas, debemos cambiar el lenguaje, sus formas y patrones. Quiébralo, mézclalo, ve qué es lo que realmente hace, lo que realmente dice, exponlo, revela su fortaleza, su debilidad. Las personas no pueden vivir con un lenguaje de lo correcto y lo incorrecto, lo negro y lo blanco, o esto o lo otro. No refleja la realidad, o la vida,o cómo cada uno de nosotros realmente siente y piensa día a día. Hoy en día el lenguaje está diseñado para acabar en conflicto, y en este momento aquellos que controlan el lenguaje intervienen como expertos y nos controlan. El lenguaje tiene que ser común a todos y para ello este lenguaje debe ser replanteado. La cultura tiene que mostrarles técnicas a las personas para derrumbar la lógica aparente del lenguaje que sigue una línea hacia una conclusión, y desarrollar formas que reflejen las infinitas respuestas y posibilidades paralelas, un caleidoscopio sin conclusiones ni puntos fijos que, por lo tanto, describa con mucha mayor precisión cómo se siente la vida y cuán incierto puede sentirse cada momento de la vida, cuán poco realmente se puede planificar, o con cuán poco se puede contar. Luchamos unos contra otros con intensidad paranoica en lugar de estar haciéndolo contra los despreciables señores feudales que se reúnen, petulantes, en ese edificio junto al agua. No es de extrañar que piensen que somos escoria patética, peleando contra lo que es más fácil y está más cerca de nosotros, contra nosotros en lugar de contra ellos. El edificio que ocupan para simbolizar su libertad podría fácilmente convertirse en su prisión. La mejor arma, la mejor defensa es aquella que toma la propia energía de tus atacantes y la vuelve contra ellos. El lenguaje puede volver a ser ensamblado todos los días de una manera diferente para ayudar a liberarnos. Nuestras pequeñas jaulas concretas pueden ser nuestros palacios, y sus palacios pueden ser sus jaulas. KALI 5 Y GENESIS BREYER P-ORRIDGE, LONDRES, 23 DE SEPTIEMBRE, 1987