feed

SSR

viernes, 15 de octubre de 2004

Un almuerzo escolar con Simple Minds

Ayer volví a un disco que hace mucho, realmente mucho tiempo, no escuchaba. Se trata del "Real Life" de los new wavers Simple Minds. Recuerdo cómo le gozaba cuando cursaba el 4º año de secundaria, ¡Dios cómo me alucinaba! Me lo había comprado en casete original chileno en La Colmena –en el centro de Lima, donde Galicio GJ, en su puesto al costado de la U Villarreal. En aquellos años, no había internet ni nada parecido y lo oía a diario. Por esa época, año 1991, en algunas estaciones FM sonaban canciones de este documento. Me enamoré por completo de los himnos, melodías y breves pasajes atmosféricos que brotaban del mágico casette azul. Sin duda, la que más pegó en mí, y aún hoy recuerdo y visito, fue "See the Lights"; toda una belleza con efectos sooper estéticos y adictivos para un ser de 14 años. "Stand by Love" era propalada en la radio también. Claro, por aquella época Doble 9 irradiaba buena música, antes de la triste invasión del horrible grunge yanqui.

Había tardes en las que llegaba del colegio, esperaba la comida, subía a mi pieza me encerraba en ella y almorzaba escuchando a mi lado este álbum de los Simple Minds. De hecho me hacía sentir súper bien. Llenándome de energía y luz pura por todos los poros, diríase. 
Aquello sí fue "Vida Real". Las orgías y voluptuosidades fueron tantas y tales que dos años después, al egresar del cole, no sabía qué carrera escoger o a cuál postular, todo me daba casi igual, lo único que ansiaba era ser/estar en música siempre y toda la existencia. Feliz y milagrosamente ingresé, sin haber estudiado realmente nada y logrando en ciencias un jaladaso pero en letras un genial 99% de puntos XD, a Comunicaciones en la de Lima y no a Economía en la Pacífico, a donde hube postulado también.  Corrían otras lunas, las casas de estudio no se peleaban por los estudiantes, al contrario. Uuuuh. Tampoco teníamos tantos distractores lo que nos permitía holgadamente gozar de la música una y otra vez, ¿o acaso es lo mismo disfrutar estas mieles cien miles de veces, engullirlas y procesarlas en esos colores que solo un par de ocasiones y luego pasar al siguiente divertimento de la PC llena de opciones y las apps que no te dejan ni jatear una siesta? Uuuuh...

"Let the children speak"

-->



Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

SUPPORT PERU AVANTGARDE////APOYA LA AVANZADA PERUVIANA

barbarismos

ANTHOLOGY OF EXPERIMENTAL MUSIC FROM PERU

rojo 2

SUPERSPACE RECORDS RADIO 24/7 >>> CLICK ON THE LOGO

perú post indie

Haz el ejercicio de pasear una tarde por la plaza del Cuzco, siéntate a la vera de su fuente y distinguirás entre cuzqueños, entre las decenas de argentinos hippies (muchos realmente insoportables), unos cuantos chilenos y de esa pléyade de "gringos" -que vienen dispuestos a ser estafados, bricheados, etc-, a unos curiosos especímenes: los limeños.
Contrariamente a lo que creemos los hijos de esta tierra, lo primero que nos delatará será nuestro "acento". Sí, querido limeño, tenemos acento, un acentazo como doliente, como que rogamos por algo y las mujeres, muchas, además un extraño alargamiento de la sílaba final. Pero lo que realmente suele llamarme la atención es la manera como nos vestimos para ir al Cuzco, porque, el Cuzco es una ciudad, no el campo. Tiene universidades, empresas, negocios, etc. Siin embargo, casi como esos gringos que para venir a Sudamérica vienen disfrazados de Indiana Jones o su variante millenial, nosotros nos vestimos como si fuésemos a escalar el Himalaya. Ya, es verdad que el frío cuzqueño puede ser más intenso que el de la Costa -aunque este invierno me esté haciendo dudarlo- pero echa un vistazo a todo tu outfit: la casaca Northfake, abajo otra chaquetilla de polar o algo así de una marca similar, las botas de montañista, tus medias ochenteras cual escarpines, todo...
Y es que esa es la forma como imaginamos la Sierra: rural, el campo, las montañas, aunque en el fondo no nos movamos de un par de discotecas cusqueñas. Es decir, bien podrías haber venido vestido como en Lima con algo más de abrigo y ya; pero no, ir al Cuzco, a la sierra en general es asistir a un pedazo de nuestra imaginación geográfica que poco tiene que ver con nuestros hábitos usuales del vestido, del comportamiento, etc. Jamás vi en Lima a nadie tomarse una foto con una "niña andina" como lo vi en Cuzco y no ha sido porque no haya niños dispuestos a recibir one dollar por una foto en Lima, pero es que en Cuzquito (cada vez que escucho eso de "Cuzquito" me suda la espalda) es más cute. Ahora, sólo para que calcules la violencia de este acto, ¿te imaginas que alguien del Cuzco -Ayacucho, Huancavelica, Cajamarca o hasta de Chimbote- viniese y te pidiera tomarse una foto con tu hijita, tu sobrino, o lo que sea en Larcomar para subirlo a Instagram o al Facebook? ¿Hardcore, no?


FRED ROHNER
Historia Secreta del Perú 2

as it is when it was

sonido es sonido

sonido es sonido

)))))))))))))))))))))))))))))))

lefty

lefty
¡Feliz Año Nuevo 2022!, les desean Slavoj Zizek y el lumpemproletariado de San Marcos. 😃 ¡POR EL REGRESO DE LA FILOSOFÍA A LOS COLEGIOS!

nogzales der wil

EL LENGUAJE: UN DISCURSO SIN CANCIÓN.

No queremos sus diccionarios, o su dicción, llenos de palabras que oprimen, que humillan y controlan. Ellos usan esas palabras para proteger a los suyos, siendo su jerga un código morse secreto cuyo objetivo es conservar su privilegio y poder social. De modo que para poder comprender la sociedad, debemos comprender sus ingredientes, las habilidades y los métodos de las personas que se comunican mediante el lenguaje tan solo para controlar y confundir. Para ser incluso capaces de soñar con cambiar la sociedad y el tenaz agarre de estas personas, debemos cambiar el lenguaje, sus formas y patrones. Quiébralo, mézclalo, ve qué es lo que realmente hace, lo que realmente dice, exponlo, revela su fortaleza, su debilidad. Las personas no pueden vivir con un lenguaje de lo correcto y lo incorrecto, lo negro y lo blanco, o esto o lo otro. No refleja la realidad, o la vida,o cómo cada uno de nosotros realmente siente y piensa día a día. Hoy en día el lenguaje está diseñado para acabar en conflicto, y en este momento aquellos que controlan el lenguaje intervienen como expertos y nos controlan. El lenguaje tiene que ser común a todos y para ello este lenguaje debe ser replanteado. La cultura tiene que mostrarles técnicas a las personas para derrumbar la lógica aparente del lenguaje que sigue una línea hacia una conclusión, y desarrollar formas que reflejen las infinitas respuestas y posibilidades paralelas, un caleidoscopio sin conclusiones ni puntos fijos que, por lo tanto, describa con mucha mayor precisión cómo se siente la vida y cuán incierto puede sentirse cada momento de la vida, cuán poco realmente se puede planificar, o con cuán poco se puede contar. Luchamos unos contra otros con intensidad paranoica en lugar de estar haciéndolo contra los despreciables señores feudales que se reúnen, petulantes, en ese edificio junto al agua. No es de extrañar que piensen que somos escoria patética, peleando contra lo que es más fácil y está más cerca de nosotros, contra nosotros en lugar de contra ellos. El edificio que ocupan para simbolizar su libertad podría fácilmente convertirse en su prisión. La mejor arma, la mejor defensa es aquella que toma la propia energía de tus atacantes y la vuelve contra ellos. El lenguaje puede volver a ser ensamblado todos los días de una manera diferente para ayudar a liberarnos. Nuestras pequeñas jaulas concretas pueden ser nuestros palacios, y sus palacios pueden ser sus jaulas. KALI 5 Y GENESIS BREYER P-ORRIDGE, LONDRES, 23 DE SEPTIEMBRE, 1987