:. . SUPERSPACE RECORDS - TRANSGRESIONES SÓNICAS, MINIMALISMO Y VISIONES

viernes, 28 de noviembre de 2008

Xul

Al decaer el Tao se recurre a la virtud. Al decaer la virtud, se recurre a la humanidad. Al decaer la humanidad, se recurre a la justicia. Al decaer la justicia, se recurre al rito. Por eso el rito parece la ley verdadera, pero en verdad es el principio de todos los contrastes. Y le dije a Liang: Pregúntale si a través de los ritos es posible encontrar lo oculto, es decir, la felicidad. El novicio luego de escuchar a Liang, golpeándome suave la rodilla con la palma de la mano, habló mirando las llamas del crepúsculo que se negaban a extinguirse en las cumbres de las montañas. Liang tradujo: Dice que la felicidad se apoya, en la desgracia y la infelicidad está latente en el seno de la fortuna, pero ¿quién conoce los límites? ¿Entonces?, pregunté. El novicio sonriendo contestó: Sólo el que sabe lo que es suficiente tendrá lo suficiente, porque la finalidad de todo es encontrar la armonía. ¿Y cómo?, volví a preguntar. El novicio habló y Liang tradujo: Dice que siguiendo el camino más sabio de la vida, es decir hacer lo que se tiene que hacer para ser lo que se tiene que ser. ¿En cualquier parte del mundo?, interrogué. El novicio Lin poniendo su generosa mano sobre mi rodilla habló y luego Liang tradujo: En tu patria. Y yo le dije: Nunca he experimentado el sentimiento de patria. Y al fondo de una oscuridad naranja quemada, aparece el rostro del novicio de ojos delicadamente rasgados, de tez de suave matiz atabacado y de labios gruesos y sanguinos que me repite: La patria que no está en ninguna parte, esa es mi verdadera patria. Y el rostro se pierde en aureolas verdes y coronas amarillas iridiscentes que giran y se desvanecen y vuelven a aparecer en esa misma oscuridad coloreada. Abro los ojos: el jardín del Hotel de la Amistad y los vientos fuertes del norte arrastran al sur nubes plomizas henchidas de tormenta. Sentado en el sillón de mimbre bajo un coposo nogal, hojeo un periódico de Lima y luego lo tiro al césped.

OSWALDO REYNOSO
extraído de "Los Eunucos Inmortales"
(1995)

DISQUS

WE ARE ALL ONE

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...