:. . SUPERSPACE RECORDS - TRANSGRESIONES SÓNICAS, MINIMALISMO Y VISIONES

viernes, 24 de junio de 2016

The Cramps


La posición de Lux e Ivy era anti-intelectual y anti-arte de un modo en el que sólo pueden serlo aquellos que son secretamente intelectuales y arty. Eran estetas trash que aborrecían todo lo que tendía a mejorar las cosas o podía tildarse de "progresista". En una de sus primeras entrevistas, concedida en junio de 1978 a NME, Lux descalificó a las bandas experimentales no wave neoyorquinas contemporáneas a The Cramps como "un montón de estudiantitos mocosos de arte que no saben nada de rock'n'roll ni les importa [...] Nosotros queremos ser una banda de rock'n'roll, y lo seguiremos siendo incluso después de muertos". Por supuesto que la música hard rock no cerebral para adolescentes modernos no escaseaba en los Estados Unidos en aquella época: sólo que se llamaba heavy metal. The Cramps eligieron la música lumpen de los años cincuenta para evitar tanto la música lumpen del presente (el metal de estadio) como su alternativa aburguesada (el postpunk).

...

La mejor estrategia de los Cramps para lograr que el rockabilly recuperara su carácter "filoso" fue invocar, una vez más, la amenazante sexualidad característica del género. El flyer de unos de sus primeros shows en Max's Kansas City reproducía un panfleto vintage de los años cincuenta, producto del inadvertidamente hilarante género de la propaganda anti-rock'n'roll: "¿El rock'n'roll propaga las enfermedades venéreas? Letras sucias, ritmo sexy, alcohol y chicos solitarios... ¿Todo esto conduce al sexo clandestino y a la enfermedad?". El epígrafe correspondía a una foto de una chica y un chico bailando como posesos. Los Cramps estaban obsesionados con el momento en que el ritmo jungle y el frenesí vudú del rock'n'roll eran considerados heréticos y subversivos. ¿Pero cómo recrear ese efecto en un mundo donde el rock'n'roll había triunfado? La permisividad sexual impregnaba la cultura pop mainstream, desde las revistas femeninas que se exhibían en la caja del supermercado hasta el sexólogo televisivo Dr. Ruth. La respuesta de los Cramps fue centrar su tercer álbum ya no en la morbosidad de las películas clase B sino en una obsesión por la grosería procaz, abiertamente sexual, y el interior del cuerpo femenino. Así surgieron "Smell of Female", "What´s Inside a Girl", el himno al cunnilingus "You´ve Got Good Taste", "(Hot Pool of) Womanneed", "Journey to the Center of a Girl", "The Hot Pearl Snatch" y "Can Your Pussy Do the Dog?". De pronto tenía sentido que el nombre de la banda aludiera al slang norteamericano para los dolores menstruales.

SIMON REYNOLDS
Retromanía - La adicción del pop a su propio pasado
2011

No hay comentarios.:

DISQUS

WE ARE ALL ONE

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...