feed

RUIDO BLANCO

:. . SUPERSPACE RECORDS - TRANSGRESIONES SÓNICAS, MINIMALISMO Y VISIONES

miércoles, 3 de octubre de 2018

MÁS ALLÁ DE LAS MOSCAS DEL MERCADO III :. 7 álbumes para escuchar y volar


Porque ni la gentrificación ni el borreguismo cortan ni se equiparan a la trangresión y la vanguardia continuamos con la serie enfocada en difundir la avanzada de todas las épocas. Puedes revisar la primera y segunda parte acá y acá

I HAD TOO MUCH TO DREAM LAST NIGHT!!!

ORANGE CAKE MIX :. Microcosmic Wonderland (Darla Records, 1998)
by Tenebree

You are all probably well aware that lurking behind the group name ORANGE CAKE MIX, is the mischievous figure of that terrific genius, Jim Rao and when he's around, there are always bound to be surprises! Our mad "hero", in this new mini-cd released for Audioinformationphenomena, has apparently decided to abandon the acoustics atmospheres of his first releases to delve instead into more experimental, electronically based frontiers, that were already touched on in the "Fluffy Pillow" album. The low fidelity of the sound, which is typical of recordings that are kind of "homemade", in now way detracts from the quality of the pieces on this cd. Rao's poetic pop verve is a bit of a take-off of bigger bands like the Smiths, Magnetic Fields, or the Pet Shop Boys, and that seeps through to the surface of this music is totally seductive. Once again, hats off to one of the most prolific artists around on the indie scene. 
|||||||
Probablemente todos ustedes saben bien que detrás del nombre del grupo, ORANGE CAKE MIX, está la traviesa figura de ese asombroso genio, Jim Rao, y cuando él está cerca, ¡siempre habrá sorpresas! Nuestro "héroe" loco, en este nuevo mini-cd lanzado para Audioinformationphenomena, aparentemente ha decidido abandonar las atmósferas acústicas de sus primeros lanzamientos para profundizar en fronteras más experimentales, basadas en la elctrónica, que ya se tocaron en el álbum "Fluffy Pillow". La baja fidelidad del sonido, que es típico de las grabaciones que son como "caseras", de ninguna forma resta valor a la calidad de las piezas en este CD. El nervio pop poético de Rao es un despegue desde bandas más grandes como the Smiths, Magnetic Fields o Pet Shop Boys, y eso se filtra a la superficie de esta música seductoramente. Una vez más, felicitaciones a uno de los artistas más prolíficos de la escena indie.






THE RED CRAYOLA - The Parable of Arableland (International Artists, 1967)
por Eduardo Lecca

Un disco que no sólo rompe esquemas, sino los destroza. El legado de los Mothers of Invention y sus freak outs; esta vez intercalados con temas fusionando un R&B pesado con el Garage Psicodélico y la Música Conceptual. Al igual que el primer LP de los 13th Floor, es producido por Lelan Rogers. 
El arte de las carátulas también es revolucionario.
En este LP escucharemos melodías que nos trae a la mente lo que posteriormente fue el Punk, New Wave, Kraut Rock, Heavy Metal, Funky. Hurricane Fighter Plane (tributo al DMT), Transparent Radiation, War Sucks, la electrónica (post-Virgin Forest) Parable of Arableland y, cerrando el álbum, la espiritual y profunda Former Reflections Enduring Doubt.
Las Cabezas: Mayo Thompson y Steve Cunningham, de invitados Roky Erickson (en armónica) y alrededor de 50 personas dentro del estudio para los "Free-Form Freak Outs", "Las definiciones limitadas definen límite y uno puede ir tan lejos, aquí vamos..." - Mayo Thompson.







TOMORROWLAND - Stereoscopic Soundwaves (Darla Records,1997)
por Wil Volador

...El primer disco de la dupla conformada por Steve Baker y Nick Brackney fue un extended de la hermosa serie Bliss Out, que impulsara la discográfica Darla: Stereoscopic Soundwaves, una gema de 30 minutos. Era la época de aquel site inolvidable, ése que nos sirvió de bálsamo a muchos: PostRock.com (http://www.post-rock.com). En dicha web, se daban a conocer al mundo combos alucinantes que en ese momento estaban irradiando de forma más consolidada su discurso sónico. Uno podía ver ahí enlistadas, comentadas y analizadas a bandas como Labradford, Main, Pram, Accelera Deck, Flying Saucer Attack, Tortoise, Transient Waves y, claro, Tomorrowland. Luego de un par de cambios de diseño, y ya para 1999, un día nos encontramos con la ingrata sorpresa de que PostRock.com había dejado de existir. Sin embargo todo lo que hizo por nosotros, niños y niñas de lluvia, era ya imborrable.
Apertrechados de portaestudios, sintetizadores vintage, percusión onírica, minimalismo y deletéreas guitarras; Baker y Brackney ingresaron suavemente en nuestras almas, aliviando en mucho nuestra convivencia diaria con seres ¿humanos? que más parecen vomitivas excrecencias -intentos de hombre que contaminan con su hedor los hábitats más increíbles (inclusive en una escena tan singular como la de la música independiente nacional, podrás hallar, amigo lector, esta clase de enfermos). Por ser contrarios a tanta degeneración, ¿no podrían artistas como los Tomorrowland transmutarse en las versiones contemporáneas o futuras de los antiguos místicos medievales? Baste citar un ejemplo cegador y luminoso a favor de esta hipótesis: el desaparecido Cocó Ciëlo.




Y  creo  que   de  eso   se  trata  todo  esto.  De  subvertir   un  orden  de  cosas -establishment, que le dicen-, realmente nefasto y podrido, una locura que ha regentado la sociedad por siglos. El jodido materialismo occidental, el estúpido raciocinio cartesiano, ese diseño que en el colmo de la idiotez; cree ser superior a todo lo anteriormente alcanzado por el Hombre. Eso es lo que, ayudados por muchos otros camaradas post-rockers, Tomorrowland y su música se encargan de corregir. El influjo etéreo de la música de este vibrante Stereoscopic Soundwaves... tiene un don extraterrestre: cambiar tu mente formateada por décadas de directrices corruptas y elevarte así encima de una “realidad” monótona, aburrida y demasiado opaca, más allá de una vida que no merece ni por asomo ser vivida. ¿Qué hubieran hecho gente como Nietzsche, Schopenhauer o Wittgenstein de haber conocido y gozado estas formas musicales en sus almas? Como ya lo dijo el primero de los nombrados: es el eterno retorno de lo idéntico...


 

ISOCAOS - Pichiatta (Superspace Records, 2015)
por Wil Volador

Computer music y brain dance peruano realizado entre los años 1997 y 2002. Manuel Serpa nos muestra su admiración por Venetian Snares, Aphex Twin, Team Doyobi  y toda la locura de esos años de plenitud a través del consumo de canales de cable como Locomotion e Infinito y los avezados proyectos peruanos Kollantes, el programa Cretásico, Evamuss, ATA, etc. Superspace Records publicó esta colección el 2015 y desde entonces no deja de sorprender la frescura y trabajo en la composición de cada uno de sus tracks. Enorme.


PRAM - Sargasso Sea (Too Pure, 1995)
by Stewart Mason

Pram's minimalist, Krautrock-influenced brand of electronica is not for everyone (singer/lyricist Rosie Cuckston's little-girl voice seems to be the deal-breaker for many), but their fifth release, 1995's Sargasso Sea, is a good entry point for the dubious. Less brittle than early records like Gash and Howl, these ten lengthy tracks continue the trend of richer and more melodic sounds hinted at on the previous year's Helium. Several tracks, most notably the grooving opener "Loose Threads," even add trumpet and saxophones; others develop the vaguely jazzy feel with vibes and brushed percussion. ("Earthling and Protection" even has a little hint of a bossa nova feel, though it's refracted through an arrangement featuring boinging and whizzing sounds that sound kind of like a plumber's visit on Mars.) Pram is most often compared to their ex-labelmates Stereolab (fair enough, since Cuckston and Stereolab singer Laetitia Sadier had a duo side project, Monade, happening around the time Sargasso Sea came out), but in truthfulness, Sargasso Sea is as close to a Stereolab-like album as they ever got, and even then it's much closer to the angularity and experimentalism of, say, Transient Random Noise Bursts With Announcements than later, smoother albums like Dots and Loops.





El estilo minimalista, influenciado por la electrónica Krautrock de Pram no es para todos (la voz de niña pequeña de la cantante/letrista Rosie Cuckston parece ser el factor decisivo para muchos), pero su quinto lanzamiento, Sargasso Sea de 1995, es un buen punto de entrada para el escéptico. Menos frágiles que los registros tempranos como Gash y Howl, estas diez pistas largas continúan la tendencia de sonidos más ricos y melódicos insinuados en Helium del año anterior. Varios tracks, sobre todo el estupendo inicio "Loose Threads", incluso añaden trompeta y saxofones; otros desarrollan la sensación vagamente jazzy con vibraciones y percusión cepillada. ("Earthling and Protection" incluso tiene un pequeño indicio de una sensación de bossa nova, aunque se refracta a través de un arreglo que presenta sonidos retumbantes y ruidosos que suenan como la visita de un fontanero a Marte). La mayoría de las veces Pram son comparados con sus ex compañeros de sello Stereolab (bastante bien, ya que Cuckston y la cantante de Stereolab, Laetitia Sadier tenían un proyecto paralelo, Monade, sucedió en la época en que salió Sargasso Sea), pero en realidad, Sargasso Sea es lo más parecido a un álbum ala Stereolab, e incluso entonces está mucho más cerca de la angularidad y el experimentalismo de, digamos, Transient Random Noise Bursts With Announcements que, luego, discos más suaves como Dots and Loops.


GREGOR SCHWELLENBACH - Spielt 20 Jahre Kompakt (Kompakt, 2013)
by Matt Oliver

A daring orchestral, regressive vision remix project quite within its right to fly over heads, going beyond the conductor’s baton with rustic chamber house and solemnly threadbare instrumental pieces from the king’s quarters, a band of bewigged players and radicals upholding pomp and ceremony. Scholarly composer Schwellenbach strips back and time travels Kompakt favourites; if you’re not familiar with the source material, it’s an experience to imagine the angular German label taken back to days of yore or tracing its family tree with re-arrangements penned on parchment. Of course, it’s also an extension of the label finding new, gimmick-avoiding ways to rest on the ever prized cutting edge.
With a reputation for audiovisual theatre, wide open spaces let emotions run high from low. Schwellenbach alone with his piano can be a stirringly sparse spectacle, if you’re open minded enough to give these as-one scale-downs time to resonate. Closer Musik’s “Maria” and the pulsating “Departures,” Gui Boratto’s “No Turning Back,” Voigt & Voigt’s “Vision 03” and Saschienne’s “La Somme” are among those prescribed darkened room solace. Out of the dramatically raw and acoustically taut, Schwellenbach’s attention to detail rouses an equally humbling, firefly mystique, with Jonas Bering’s “Melanie” telling of unrequited love.
Charming in opposition are the lo-fi house trundles playing at a bards-only disco; Oxia’s “Domino” even formulates an ornate euphoria, while Voigt & Voigt’s “Gong Audio” will leave raving playwrights and campanologists parched. A work of art unconcerned whether heads get it.





Una audaz orquestación, un remix de visión regresiva se proyecta bastante dentro de su derecho a sobrevolar las cabezas, yendo más allá de la batuta del conductor con una cámara rústica y ensartando solemnemente piezas instrumentales desde los aposentos del rey, una banda de músicos empelucados  y radicales que sostienen la pompa y la ceremonia. El compositor académico Schwellenbach se desnuda y viaja en el tiempo a los favoritos de Kompakt; si no estás familiarizado con el material de origen, es una experiencia imaginar al angular sello alemán remontarse a los días de antaño o rastrear su árbol genealógico con arreglos escritos en pergaminos. Por supuesto, también es una extensión del sello, que encuentra nuevas formas que evitan los trucos de descansar en la vanguardia de la vanguardia.

Con una reputación de teatro audiovisual, los espacios abiertos permiten que las emociones corran desde altas a bajas. Schwellenbach solo con su piano puede ser un espectáculo estimulantemente escaso, si tiene la mente lo suficientemente abierta como para dar a estas escalas-que-bajan tiempo para que resuenen. "Maria" y las vibrantes "Departures" de Closer Musik, "No Turning Back" de Gui Boratto, "Vision 03" de Voigt & Voigt y "La Somme" de Saschienne se encuentran entre los que se prescriben para el solaz en una habitación oscura. Fuera de lo dramáticamente crudo y acústicamente tenso, la atención de Schwellenbach al detalle excita una mística de luciérnaga igualmente humillante, con "Melanie" de Jonas Bering que habla de amor no correspondido.
Encantadores en oposición son las camas lo-fi tocando en una discoteca sólo para bardos; "Domino" de Oxia incluso formula una euforia ornamentada, mientras que el "Gong Audio" de Voigt & Voigt dejará a los dramaturgos y a los campanólogos sedientos. Una obra de arte despreocupada de si las cabezas lo captan.



MOONSHAKE - Eva Luna (Too Pure, 1992)
Por Jesús Llorente y Víctor Lenore

Se ha hablado mucho de cómo el post-rock no es una vacía corriente de salón, intelectual y musicalmente alejada del mundo real, sino que de algún modo refleja los aspectos más claustrofóbicos de la vida moderna. Esto último aparece en todas las estrías de este "Eva Luna, máxima cima del talento unido de David Callahan y Margaret Fiedler, apoyado tanto por sus influencias más o menos rock (Wire, Fall, PIL...) como por su interés por la improvisación o el hip-hop. Canciones como "City Poison" o "Beautiful Pigeon" expresan asco, descontento y fiereza, como si quisieran demostrar la coherencia del miedo a ser engullidos por el cemento y el neón. Se podía inventar un nuevo género musical para cada canción de este disco, y creemos que esto resume perfectamente el monumental flujo de ideas y realidades que contiene.

No hay comentarios.:

SUPPORT PERU AVANTGARDE////APOYA LA AVANZADA PERUVIANA

DISQUS

WE ARE ALL ONE

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...